Enrique Echeverría

Rapidez y furia

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 1
Indiferente 2
Sorprendido 2
Contento 43

El Presidente electo ofrece la mano tendida para todos y anuncia estilo propio para gobernar. Fervientes votos porque aplique, en la realidad, estos principios, pues hemos llegado a extremos en la utilización de leyes ad hoc para amenazar y perseguir.

El último suceso con los Miembros de la Comisión Anticorrupción, deja perplejos. Aunque quieran dar vueltas, es evidente que la operación de la “justicia”, fue una especie de pieza teatral, preparada y acordada: una Jueza condena; antes de que se consolide el fallo el Contralor del Estado –corazón de madre- desistió de la acusación y todo quedó en cero. La pieza teatral consiste en que, a continuación, se recordó a los Comisionados beneficiarios del perdón que hay cuatro juicios más en Tribunales, lo cual es advertencia: si continúan actuando en la misma línea, se activará cualquiera de los juicios y pueden terminar con sus juveniles huesos en la cárcel.

La Historia grabará, con letras de oro, los nombres de los Quijotes ecuatorianos que padecen este trato: Jorge Rodríguez, Isabel Robalino, María Arboleda, Simón Espinosa, Patricio Celi, Julio César Trujillo, Germán Rodas, Ramiro Román y Fernando Vega. Ojalá algún Movimiento o Partido político organice un acto de desagravio, a nombre de la ciudadanía democrática, no solo para enaltecerlos sino también para afincar los principios de legalidad y patriotismo.

Otra pieza teatral: el juzgamiento a siete medios independientes por no haber reproducido una información publicada en Argentina, contra el candidato presidencial Guillermo Lasso.

Superando la velocidad de los vehículos que actúan en la película “Rápidos y Furiosos”, todo fue que el Presidente emita inconformidad en la Sabatina y el día lunes ya estaba lista la denuncia; el martes, citados; y, de seguida, los “juzgamientos”, culminando con una larga Resolución de 16 páginas, condenándoles a pagar elevadas multas.

Si del sector del gobierno hubiesen estimado sinceramente que el artículo del periódico argentino era procedente, bien pudieron –como utilizan constantemente- ordenar su difusión por “cadena nacional”.

También votos porque el nuevo estilo que anuncia el Presidente electo, siempre que no sea de corte venezolano, no encuentre dificultades de algunos influyentes de Alianza País, particularmente de aquellos que pueden presionar para que se adopten determinadas resoluciones. Baste recordar las sanciones a Asambleístas de AP que no concordaron con la votación mayoritaria.

Duros tiempos le esperan al Presidente electo Lenin Moreno, quien hereda un país altamente endeudado, con elevada desocupación de trabajadores y esperanzado en generosas ofertas de nuevas obras y servicios.Que los ecuatorianos entendamos que, con la fuerza y la violencia, no hay progreso ni paz.