Carlos Jaramillo

Adiós a un gran quiteño

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 6
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 33

Coincidencias del destino: César Larrea Velásquez, principal promotor de la fiesta conmemorativa de la fundación española de Quito, falleció el miércoles último, cuando entraba en su apogeo la celebración del CDLXXXIII aniversario de esa efemérides.

Muy joven quedó huérfano y comenzó a laborar en la empresa El Comercio; luego se capacitó, gracias a las enseñanzas de experimentados periodistas, y entró a formar parte de la Redacción de este Diario. Luego pasó al vespertino Ultimas Noticias, al que le imprimió ese entorno característico de quiteñidad y dio énfasis a la información sobre las novedades de los diversos barrios de la urbe y sus problemas a fin de que sean solucionados por las autoridades municipales o los organismos pertinentes. Es así que todos los fines de semana recorría un sector de la ciudad, en compañía del fotógrafo Luis Pacheco y cubría el espacio que denominó “La voz de los barrios”.

En la misma empresa se conocieron con doña Fabiola Araujo, quien era Secretaria de la Dirección de El Comercio y Últimas Noticias y pronto contrajeron matrimonio y formaron un hermoso hogar que duró cerca de 70 años, hasta que ella falleció hace dos meses, lo cual le causó profunda depresión, que agravó su delicado estado de salud.

Como se ha recordado con frecuencia, una noche de noviembre de 1959 se reunieron Luis Banderas, riobambeño, Jefe del Area Internacional de este Diario y los integrantes del inolvidable dúo Benítez-Valencia: Gonzalo, otavaleño y Luis Alberto, quiteño, más conocido como “Potolo”, para jugar “cuarenta” y festejar a su amigo del alma, César Larrea, que cumplía 39 años el 20 de ese mes. Entonces conversaron sobre la frialdad con la que se recordaba hasta entonces la fundación de la “Carita de Dios” y acordaron promover el “Albazo quiteño” para despertar el fervor popular y ofrecer la clásica serenata a la capital de los ecuatorianos. El 21 se publicó en el vespertino la primera invitación para ese evento musical que tuvo éxito y marcó el inicio de la ahora famosa festividad. Lo demás ya es historia, ampliamente conocida.

Así mismo, por iniciativa del “Viejito” Aníbal Araujo Martinod, ferviente animador del atletismo, el vespertino dirigido por César Larrea organizó la competencia que comenzó con el nombre de “Marathón de los Barrios Quiteño” y actualmente es la competencia de esa disciplina más importante del país. Hay que reconocer y aplaudir el amplio respaldo que dieron para esos eventos los Directores de EL COMERCIO y Últimas Noticias, Carlos y Jorge Mantilla Ortega.

También fue uno de los fundadores de la Unión Nacional de Periodistas y más tarde su Presidente.

Por cierto, con su jovial y quiteñísimo espíritu debe estar contemplando con beneplácito, desde el más allá, el bullicio y el fervor de la fiesta de la que fue propulsor y por la que merece que el Cabildo le rinda homenaje y perennice su recuerdo.