Marcelo Ortiz

La colonización en Santo Domingo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 2
29 de March de 2014 00:02

Un Plan de desarrollo agrario requirió abrir una carretera entre montañas y abismos de ríos para unir Quito y zonas vírgenes. Ese eje vial seguiría la ruta Quito-Aloag-Tandapi y Alluriquín para crear la sede urbana de Santo Domingo de los Colorados. En rumbo final, norte-oriente, estaba la zona del Plan piloto de colonización para cultivar banano que ya se exportaba desde plantaciones privadas de la provincia de El Oro, y del modelo hacendario de Tenguel, hasta barcos acoderados en Puerto Bolívar. Entre 1958-59 se inició este Plan en el gobierno de Camilo Ponce. Inmigrantes de Loja por millares, de Azuay y Zamora, llegaron a posesionarse de lotes de 50 hectáreas que entregaba el Instituto Nacional de Colonización. El Ecuador sería el primer país exportador de banano del mundo.

Un préstamo del BID financió la obra vial que ejecutaría la Empresa "Antonio Granda Centeno", con supervisión de una firma privada estadounidense. Sectores profesionales hacían graves críticas respecto al trazado con exceso de curvas muy peligrosas, ausencia de puentes y cimentación para evitar drenajes. Los accidentes confirmaron: segaron la vida de miles de usuarios, y entre personas muy conocidas está la muerte en 1979 de Jorge Mantilla Ortega, Director de este diario.

Desde aquellas épocas de enorme apoyo al sector agrario han pasado 54 años, y por efecto del inicio y expansión de la exportación petrolera de la década de los años setenta del siglo anterior, ha disminuido dicha planificación. En estos ocho años, ha llegado poco a poco al vacío, a pesar de que hay estabilidad administrativa de más de tres años de un experiodista como Ministro de Agricultura. No hay extensión de la frontera agrícola por tipo de productos, no es eficiente el Banco Nacional de Fomento y el Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias-INIAP no tiene un primer plano.

Aquella carretera sigue siendo noticia agravada en los primeros meses de cada año. Hace menos de un mes ya se paralizó el tránsito por una semana, y ha vuelto a la primera página de la prensa porque hay bloqueos en el Km.28 de la vía Alóag-Santo Domingo.

Hace más de cinco años Santo Domingo de los Tsáchilas ya es una provincia desmembrada de Pichincha; pero ni siquiera este ascenso autónomo ha logrado que se planifique una remodelación o trazado más seguro, frente al asentamiento constante de las montañas, los desprendimientos rocosos, y más riesgos de los cortes perpendiculares. Siguen días de angustia de los usuarios. El transporte público de personas y carga, y el privado, claman soluciones urgentes. ¿Por qué no se priorizó frente a otras obras viales? Ahí está Manabí con un puente carísimo en Bahía, otras obras en Imbabura-Carchi y Latacunga-Ambato.

Que este ejercicio de memoria histórica sea motivación para quienes tienen responsabilidades en la frondosa "revolución ciudadana".