Xavier Basantes

Coherencia entre el discurso político y el económico

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 22
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 35

Durante la última sabatina, el Gobierno ha reiterado que hará “los cambios normativos y legales que sean necesarios”, para afianzar su visión ideológica sobre la distribución de la riqueza. Este incómodo mensaje llegó poco después de las últimas reuniones que las autoridades del área de la producción han mantenido con empresarios, para buscar una alianza público-privada de manera urgente; y en las cuales uno de los temas que más interés despierta y genera debate es el de la estabilidad jurídica.

Si bien una cosa es la que se dice y otra la que se hace, hasta la fecha el Ejecutivo ha dado paso al menos a una docena de sugerencias del sector privado (amnistía tributaria, exoneración puntual de anticipo del Impuesto a la Renta, exoneración del Impuesto a la Salida de Divisas para la banca que consiga financiamiento exterior, participación voluntaria de la banca en el sistema de dinero electrónico, etc.), que contribuyen a generar un ambiente más propicio para enfrentar los problemas que provocan en la economía, principalmente, la caída del precio del petróleo y la apreciación del dólar estadounidense.

Transcurridos tres trimestres, el país demanda una estrategia clara para sumar esfuerzos que permitan evitar una recesión al finalizar el año (según advierten los pronósticos oficiales). Por ello, es necesario que exista absoluta coherencia entre el discurso político y el económico, para generar un ambiente propicio. La contundencia en el mensaje contribuiría a despejar las dudas que persisten en la empresa privada, como por ejemplo: ¿qué pasaría si subiera el precio del petróleo? ¿El Gobierno se echaría para atrás en las resoluciones que ha tomado y que han sido destacadas por el sector productivo?

Tanto el Ejecutivo como el sector industrial miran con optimismo la aprobación de una ley de incentivos para el fomento de las Alianzas Público-Privadas y Financiamiento Productivo. Esta es una nueva oportunidad para atraer inversión; pero si el discurso político domina la agenda, está será una nueva posibilidad que desaprovechará el Régimen.