Salomón Gutt

Los choferes más buscados

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 3
Contento 1
12 de May de 2012 00:01

Qué barbaridad, a dónde hemos llegado! todo chofer que tiene un accidente es un criminal y ofrecemos recompensas por su captura, los dueños de los vehículos son cómplices y merecen la suspensión de su actividad. Hay que seguir sacando leyes de tránsito más punitivas y sin reconocer de dónde provienen la mayoría de los accidentes, de las vías, las calles y la falta de señalización o su deficiencia.

Cuando en la vía Quito-Papallacta se han producido al menos 29 accidentes fatales y quién sabe cuántos menores, no podemos pensar que hay 29 conductores homicidas y suicidas, y con esa cantaleta no resolvemos nada, el problema es un tema estructural de deficiente diseño de las vías y calles, una señalización pésima y obstáculos en las vías y calles sin previo aviso, que obligan a maniobras súbitas que, especialmente en los vehículos grandes producen la pérdida de control y los accidentes que de esto se derivan. No existen pasos peatonales adecuados y peor carriles para los ciclistas, no se sabe dónde hay cruce de vehículos y la iluminación... ni mencionarla.

La avenida Simón Bolívar es una vía rápida de descongestión y aparte de tener una muy limitada señalización, tiene cruces en ‘U’ donde ni siquiera hay el carril para hacer la maniobra, una vía de estas con cruces en ‘U’ es una vía suicida, además no hay pasos peatonales.

En la vía Baeza-Loreto-Coca, recién pavimentada, con un alto declive y curvas de 180 grados sin ninguna prevención, cómo hace un camión o bus para tomarlas, no lo sé.

La vía La Independencia-Quinindé, de cemento armado invita a desarrollar alta velocidad y cuatro carriles, sin parterre alguno, sin líneas demarcadoras, sin pasos peatonales, sin iluminación y con entrada y salida de vehículos sin señalización.

Las calles en Quito sin indicar la dirección del tráfico, las obras imprevistas, los semáforos dañados, los obstáculos que cada quien pone donde cree que le resulta mejor.

Seguimos buscando a los choferes por asesinos y suicidas, ¿ellos no tienen familias? ¿Dónde se señala al gran responsable? El responsable es el Estado, que construye las vías y las calles sin tomar en cuenta la seguridad que debe proveernos de vías seguras, bien trazadas, señalizadas y mantenidas de la mejor manera, como para exigirnos a los conductores un comportamiento acorde y no la aventura permanente de transitar en medio de vías inadecuadas, peligrosas y mal señalizadas.

Pongamos el dedo en la llaga y emprendamos una campaña para ponerle fin a esta tragedia nacional y dejemos de perseguir a los conductores que hacen verdaderas peripecias para llegar a salvo de un sitio al otro.

No tengo ninguna vinculación con el transporte público o pesado, soy un conductor y un pasajero consciente y cansado.