Juan E. Guarderas

Chinaleaks, lo sorprendente

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
24 de January de 2014 00:02

Me estoy volviendo un fanático de la palabra "leaks". Luego de las publicaciones de Wikileaks, ahora el Center for Public Integrity y su proyecto, el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, en sus siglas en inglés), desvelan masivamente documentos que muestran el uso de paraísos fiscales en todo el planeta.

El fenómeno ya conocido como Offshore leaks concierne a alrededor de 2.5 millones de documentos filtrados de dos compañías, Portcullis TrustNet y Commonwealth Trust Limited, especiaizadas en establecer montajes financieros en paraísos fiscales, principalmente en las Islas Vírgenes Británicas.

Entre los implicados hay franceses, griegos, las hijas del presidente de Azerbaijan, etc., pero por la multitud de los involucrados chinos, la revelación ya tiene un apodo… Chinaleaks.

Es una avalancha de escándalos que afectan a los llamados "príncipes rojos", los parientes y cercanos de los dirigentes del Partido Comunista Chino. Entre ellos varios hijos de Wen Jiabao, uno de ellos presuntamente posee a través de un paraíso fiscal la China Satellite Communications Company (empresa en camino de ser el primer operador de satélites de Asia), el multimillonario cuñado del presidente Xi Jinping, los parientes de Deng Xiaoping (quien dirigió al país entre el 78 y 92) o del exprimer ministro Li Peng, asambleístas, jefes de empresas públicas, etc.

Por supuesto, con la plata baila el mono, varios bancos occidentales contribuyeron al desarrollo de estas operaciones, UBS, JP Morgan, Credit Suisse o auditores. Unos pocos minutos en Internet bastan para descubrir el sinfín de indignantes riquezas escondidas y miserables montajes.

Claro, Internet allí donde lo haya, porque apenas se ha desvelado el escándalo, el Gran Cortafuegos de China (tan fanáticos de su muralla, han nombrado de esta manera al sistema informático que censura y supervisa el Internet) ha bloqueado las palabras offshore, o princeling ("principito" como se los conoce en China) en la red social popular del país, Weibo. Pero además los sitios de periódicos que participaron en la difusión de la noticia como El País (España), Le Monde (Francia), The Guardian (Reino Unido), Global Mail (Australia) fueron también bloqueados.

¿Qué sorprende de este escándalo? Asombra que las autoridades chinas pretendan que esa censura funcione en un mundo globalizado y que la gente desconozca el asunto.

Sorprende que las autoridades chinas no se den cuenta del mazazo que es la censura para la reputación del país - igual o peor que los mismos escándalos fiscales.

Es otra gota más en un vaso bastante lleno; sorprende que haya países que frente a este tipo de actitudes sigan pensando en China como su hermoso ángel de la guardia .