Pablo Ortiz García

Chao a los aportes

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
3 de May de 2013 00:01

Una vez celebrado el Día del Trabajo, comentaré algo del proyecto de la nueva Ley Orgánica de Seguridad Social, con la cual, el que no cae resbala, porque gracias a la Revolución Ciudadana, el índice de desempleo, según cifras oficiales, casi ha desaparecido. Me referiré a la eliminación de la autonomía de los tres institutos de seguridad social.

Los trabajadores civiles están afiliados al IESS; los militares al Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas; y, los policías, al Instituto de Seguridad Social de la Policía. Pues bien, con este proyecto de ley, se crea el Instituto Nacional de Protección Social y el Consejo Nacional de Seguridad Social (CNSS), a cuyas órdenes y decisiones se someterán los Institutos mencionados. Bajo este sistema, la autonomía de los institutos de seguridad social se pierde, porque quienes conforman el Consejo son funcionarios del Ejecutivo.

Se pretende tratar de igual manera al IESS, Issfa e Isspol. Pero los militares y policías, en razón de sus actividades, están expuestos a más peligros y, obviamente, su nivel de estrés es elevado. Tienen más probabilidades de muertes violentas y enfermedades que los trabajadores civiles. Esto se debe tener en cuenta para el cómputo del tiempo necesario para jubilarse, situación que en este proyecto no se lo considera, perjudicando a los uniformados.

Los presupuestos del IESS, Issfa e Isspol constarán en el Presupuesto General del Estado. ¿En qué queda la norma constitucional (372), según la cual los fondos y reservas del seguro universal obligatorio serán propios y distintos de los del Fisco? Los aportes que man eja la seguridad social son de los ecuatorianos, no del Gobierno. El Estado solo aporta con una cuarta parte de los fondos. En el año 2012, el IESS recaudó un poco más de 3 900 millones de dólares, de los cuales, 1 330 millones fueron aportes del sector público (entre burócratas y Estado), y una cifra superior a los 2 500 millones del sector privado. Esto sin contar con lo que el IESS recibe de los afiliados al régimen voluntario y de los afiliados al Seguro Social Campesino. ¿Acaso el Ejecutivo tiene derecho a disponer de este ahorro de los trabajadores, cuando casi no contribuye, y sus obligaciones atrasadas las cancela con bonos? El CNSS se integrará con cinco ministros. Se elimina aquello de que las decisiones en temas de seguridad social son tomadas por representantes de los trabajadores, empleadores y el Estado. Los convenios de la OIT, ratificados por Ecuador, disponen la conformación de una comisión tripartita para la adopción de resoluciones sobre los fondos de la seguridad social. Con este proyecto, la norma constitucional (425), por la cual los tratados internacionales prevalecen sobre la legislación interna, se vuelve a violar.