Sebastián Mantilla

La causa palestina

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
5 de December de 2012 00:01

El jueves pasado se ha producido un hecho significativo para el pueblo palestino. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) aprobó, con abrumadora mayoría, el reconocimiento de Palestina como Estado observador no miembro.

Pese a que no tiene todavía el estatus de Estado miembro, la decisión de la ONU es una importante victoria diplomática del presidente Mahmud Abbas, ya que le otorga a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) un merecido reconocimiento a nivel internacional.

Pese a que a Israel en determinados momentos no le ha interesado cerrar de manera definitiva el conflicto que mantiene por más de 60 años con Palestina, el estatus de Estado observador no miembro le va a dar más peso de cara a las futuras negociaciones de paz y posiblemente sea un freno al creciente interés de Israel de expandirse en territorio palestino ocupado. Cabe mencionar que antes del 14 de mayo de 1948 no existía el Estado de Israel. Si no se hubiese dado la derrota del imperio otomano en la Primera Guerra Mundial, el holocausto nazi y la salida de Gran Bretaña de Palestina en 1948, probablemente lo único que tendríamos sería el Estado de Palestina.

No obstante, fue la misma Naciones Unidas que votó el 29 de noviembre de 1947 por la división de Palestina y permitió que aproximadamente 700 mil judíos ocupen parte de un territorio poblado por 1,4 millones de palestinos. Luego de ello vino la guerra de 1948 y 1967, antecedentes de un conflicto entre árabes e israelíes que parece no tener fin.No se trata de ponerse a favor o en contra de Israel. Considero que así como el sionismo proclamó con justicia el eslogan “una tierra sin pueblo para un pueblo sin tierra”, el mismo derecho tiene el pueblo palestino. Con la aclaración de que palestina no fue una “tierra sin pueblo” sino que ésta se remonta a la época del emperador Romano Adriano en el 135d.C. e incluso antes. Por ello, más allá de la posición que mantiene Israel, la comunidad internacional –incluidos allí EE.UU. y Canadá, aliados incondicionales del pueblo judío- y la misma autoridad palestina deberían hallar caminos para buscar una solución definitiva al problema árabe-palestino. Esto no se logra, como acaba de anunciar el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu, construyendo 3. 00 nuevas vivienda sen Cisjordania ni tampoco reteniendo de manera arbitraria fondos que Tel Aviv recauda en nombre de la Autoridad Palestina.

La decisión de Ecuador de votar a favor de Palestina es positiva. En ese sentido, saludo el comunicado de la cancillería en el sentido de que la “admisión de Palestina con este nuevo estatus en la ONU será una apuesta por la paz, así como empezar a corregir una injusticia histórica cometida contra este pueblo”.