Enrique Echeverría

Las cárceles

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
12 de March de 2012 00:02

Repetimos la historia que dura cerca de un siglo: crisis carcelaria. En estos días se produjo una protesta en el Penal García Moreno de Quito. La señora Ministra de Justicia atribuyó el hecho a los propios presos y aseguró que son manipulados por ex funcionarios de la antigua Dirección de Rehabilitación Social que fueron separados de la Institución y que intentan impedir …“el proceso de cambio que se ha iniciado en esta administración”.

Tengamos en cuenta la realidad de este Penal al año 1949, que consta en el informe que presentó al Congreso de aquel año el Presidente de la Corte Suprema, Dr. Camilo Gallegos Toledo: “Respecto de los locales en que se hallan establecidas las cárceles, es notorio que la censurable negligencia que ha habido para mejorarlos los ha convertido en lugares inmundos y desprovistos de las elementales condiciones de higiene; sórdidos y repugnantes sitios donde se hermanan las miserias físicas y las miserias morales, representadas fielmente las últimas por el hacinamiento heterogéneo de seres humanos acosados por todas las necesidades, hostilizados por un tratamiento riguroso y cruel que, albergando sentimientos de rencor y de odio, sueñan en su liberación para ejercer represalias contra la sociedad que les ha infligido tan tremendos males”. Añadió: “Causa asombro que en materia de regímenes penitenciarios no se haya realizado progreso alguno desde las épocas más remotas de nuestra historia”.

Pero tanto el Presidente de la Corte cuanto el ilustre penalista Efraín Torres Chávez, mencionaron, lo que hasta hoy se repite: entre las principales soluciones es asegurarles trabajo. El Ministro Fiscal General actuante en 1949, Dr. Alfonso Moncayo Páez, manifestó:…“Las columnas fundamentales de la regeneración de los presos son la moral y el traba-jo. Respecto de este último es sensible que no se haya hecho nada, indudablemente por falta de fondos para establecer industrias, etc.”.

Se informa que en los cinco años del actual Gobierno se han invertido al menos USD 100 millones en dos emergencias declaradas en este sector. ¡Cuánta pena que al cabo de cinco años y con tanto dinero, la situación carcelaria continúe similar!

Un estudioso preocupado de la cuestión carcelaria, profesor universitario y autor de un Tratado de Procedimiento Penal, doctor Ricardo Vaca Andrade, propone que para hacer efectivas las normas que garanticen derechos fundamentales, incluidos de los presos, la ejecución de las penas debe ser una prolongación de la atribución legal de juzgar. En tal sentido se hace eco de la tesis de crear un Juez de Vigilancia Penitenciaria, o un Juez de Eje-cución de Penas …“para que la reinserción social sea una realidad y no una mera declaración como ocurre en Ecuador”. Que los responsables del cambio anunciado, examinen esta acertada proposición.