12 de June de 2010 00:00

Canibalismo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Rubén Darío Buitrón

No sé si los publicistas y estrategas de mercadeo han reflexionado a fondo sobre la dimensión ética de su creatividad, a propósito del Mundial Sudáfrica 2010.

Me parece que no. Transito por la ciudad y veo en alguna esquina la enorme cartelera que advierte sobre los graves riesgos de viajar a Sudáfrica.

El mensaje es evidente: allá hay animales salvajes, hay demasiados peligros. ¿No sería mejor quedarte en casa y mirar los partidos por televisión pagada?

Se trata de una lectura estigmatizadora de un continente que es mucho, muchísimo más que desiertos, oasis, safaris, feroces leones, amenazantes rinocerontes y enternecedores venados.

Después escucho un spot publicitario radial: dos hombres conversan mientras disfrutan de un jacuzzi, pero no es un jacuzzi sino una gigantesca olla con agua hervida, cebollas y papas...

De nuevo, el mensaje es obvio : si vas a Sudáfrica te encontrarás con caníbales y antropófagos. ¿No sería mejor quedarte en casa y mirar los partidos por televisión pagada?

Son, apenas, dos ejemplos de los muchos que en estos días circulan en los espacios publicitarios. ¿Hubo discernimiento de los estrategas de mercadeo antes de difundir esos mensajes?

¿Se enteraron que las Naciones Unidas y la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) concibieron el Mundial de Sudáfrica como “la gran oportunidad de la humanidad para reducir el racismo y la discriminación”?

¿Conocieron el profundo simbolismo que tiene el hecho de que por primera vez en la historia del fútbol se organiza un torneo mundial en un Estado africano, justamente en el país que por tantos años fue sinónimo del racismo institucionalizado y la discriminación estatal más cruel contra la población negra?

“Muchas veces fui víctima de racismo, muchas veces me insultaron por el color de mi piel”, dice el goleador camerunés Samuel Eto’o, estrella de su selección y de grandes clubes europeos.

La agencia Ansa cuenta que el desahogo de Eto’o “ocurrió a tres días del comienzo del Mundial en la tierra de Nelson Mandela, el hombre que en Sudáfrica derrotó el Apartheid”.

“Para mí la vida no fue fácil debido al color de mi piel y temo que siga siendo así hasta el final de mi carrera. Tal vez este Mundial ayude a cambiar las cosas” , afirmó el delantero del Inter.

“Jugando en España me llamaron mono y me tiraron maníes al campo. También en Italia hay racismo y lo he sufrido mucho. Me parece fantástico jugar un Mundial en el país de mi ídolo, Mandela. Espero que este Mundial en África sea un primer paso hacia un cambio verdadero”.

Yo no creo que alguien que reflexiona como Samuel Eto’o, en nombre de miles de millones de africanos, sea un salvaje, un antropófago o un caníbal.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)