Manuel Terán

Candidatos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 4
Indiferente 5
Sorprendido 1
Contento 54

Las fichas se acomodan y el tablero electoral va tomando forma para los comicios presidenciales del próximo año. Aparecen por el momento dos postulantes que ocupan el espectro del centro hacia la derecha y dos más que se despliegan a la izquierda. Hasta ahí, sólo por número de participantes, podría decirse que las fuerzas están equilibradas. Los analistas considerarán cuánto, dentro de sus propias tendencias, podrán restarse uno a otro de los candidatos. Mirar la historia siempre deja lecciones. En los comicios del año 2006 el candidato que partía con aparente ventaja observó cómo sus potenciales votantes se decantaban en favor de la alternativa que, en ese tiempo, compartía el espacio del centro hacia la izquierda. El electorado que apoyaba al partido naranja optó por el verde flex; y, cuando éste último accedió al poder, innumerables cuadros políticos fueron a engrosar las filas del gobierno, para convertirse en recalcitrantes defensores de la denominada revolución ciudadana. El resultado para la tienda socialdemócrata fue un desastre. Su candidato quedó en cuarto lugar, su militancia se resquebrajó, en las siguientes elecciones no alcanzaron el número previsto por la ley para mantenerse como partido político; y, sólo luego de un arduo trabajo de recolección de firmas, pudieron reinscribirse como sujeto político ante el organismo electoral.

Queda saber si después de diez años de gobierno habrán desencantados que retornen al lugar de partida y brinden su apoyo a un político con una vasta hoja de vida pública que, en lo personal, no le cabe ningún reproche. La Izquierda Democrática, a su tiempo, se vació en favor del nuevo actor político que copó el escenario en esta última década. El silencio de sus líderes históricos en momentos críticos para la democracia del país, pudo haber constituido un factor que contribuyó al desconcierto de su militancia permitiendo que emigraran hacia filas oficialistas. En el sector de centro derecha, en cambio, la disputa se reedita entre grupos que sin ser antagónicos buscan definir el liderazgo de la tendencia y apuntalar sus zonas de influencia.

Planteado de esa manera la presencia de un candidato que dispute las preferencias del centro izquierda, puede ser inquietante para el gobierno en la medida que podría restarle apoyo a su candidato, que sería trascendental para sus aspiraciones de alcanzar el triunfo en primera vuelta. Aquello sin contar con lo que sirve de preámbulo a este artículo. Las definiciones electorales sólo pueden corroborarse el momento que se emiten los resultados oficiales. Antes de eso todo será sólo especulaciones, análisis, aspiraciones, deseos que más de una vez se han estrellado con la realidad. El camino recién empieza y restan arduos meses de campaña que no serán un camino de rosas para ninguno de los candidatos, así se presenten con las mejores credenciales de popularidad. O si no que lo digan tantos políticos que se quedaron a la vera del camino y que partieron como enormes favoritos, para terminar desinflándose en el trayecto.