Patricio Quevedo

El Canal de Panamá

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
19 de February de 2014 00:02

Es indudable que la apertura del Canal de Panamá, hace un siglo, entre los océanos Pacífico y Atlántico, revolucionó radicalmente las corrientes del comercio mundial, pero ahora ya resulta insuficiente. Los trabajos indispensables de ampliación han sufrido sin embargo, lamentables retardos y solo estarán concluidas en diciembre del 2015.

La historia del colosal proyecto es larga, enrevesada y confusa y se vinculó con algunos de los principales temas de política internacional.

De hecho, el notable ingeniero y visionario francés, Fernando de Lesseps, quien había construido el canal de Suez para reducir el tiempo que demoraba el viaje entre Europa y Asía, estuvo interesado en la obra que debería ejecutarse en Panamá una vez abandonada la otra ruta posible, que en cambio cruzaría por Nicaragua.

Lesseps importó a supervisores franceses y empleó trabajadores afrodescendientes, para excavar el canal "una empresa soñada desde los días de Balboa, el descubridor nada menos que del océano Pacífico, según lo anota el formidable texto de la "Historia General de Latinoamérica", verdaderamente 'clásica', debida al profesor de la universidad de Nueva York, John Edwin Fagg y compuesta durante la década de los años 60, del siglo anterior.

La iniciativa de Lesseps terminó en un completo fracaso, atribuible a la mala administración financiera y a la falta de honradez de varios de los comprometidos, lo que significó la ruina de muchos en París, incluyendo al entonces Presidente de la República, dentro de lo que se conoce como "el escándalo de Panamá".

Las tareas sobre el terreno se habían paralizado, pero la compañía francesa conservaba todavía los derechos y una considerable cantidad de maquinaria en las abandonadas zanjas.

De pronto cuando la guerra hispano-americana, los Estados Unidos se dieron cuenta de cuán valioso podría ser el Canal que permitiría a su flota trasladarse de un océano a otro con rapidez.

Para entonces la flota empezó a ser ampliada, durante el gobierno de Theodore Roosevelt, un personaje que estaría muy relacionado con todo el proyecto. Otro personaje que ha permanecido con perfil impreciso fue Bunau-Varilla, cabildeador en representación de múltiples intereses.

Tras dejar la presidencia, Roosevelt en momento de extrema franqueza declaró en 1911, "Yo tomé a Panamá" mientras que a poco calificó al Congreso colombiano, como "una pandilla de bandidos" Simplificando excesivamente la narración, cabría decir que se reanudaron los trabajos con gran dinamismo; que se utilizó con enorme talento el sistema de las 'esclusas'; se combatió la fiebre amarilla y el año 1914, pocos meses antes que estallara la Primera Guerra Mundial, la obra se inauguró en medio del regocijo general.

Ha habido con posterioridad muchas negociaciones de las condiciones que rigen dentro del Canal. Como queda dicho, ahora se han empezado ampliaciones, que tropiezan con problemas de planificación y hasta de financiamiento.