7 de June de 2010 00:00

Campaña por los ‘viejos’

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Miguel Rivadeneira Vallejo

Con toda razón y justicia, la sociedad y las diversas instancias públicas y privadas se preocupan de niñas, niños, adolescentes y jóvenes, que constituyen la mayoría de la población. Sin un presente no habrá un futuro promisorio. Durante los últimos años hubo avances significativos con la aprobación del Código de la Niñez y la inclusión de sus derechos en la nueva Constitución (existen más de 50 menciones, directas o indirectas, a su favor). Todo está muy bien y hay que profundizar la atención, perfeccionar las normas y aplicar la legislación porque de nada sirve contar y reconocer su existencia si en la práctica no se cumple.

Si la atención prioritaria a los niños es correcta, lo malo es la indiferencia e indolencia con los adultos mayores -cariñosamente “viejos”-, que entregaron su vida al trabajo, la producción, la familia y con el paso del tiempo ofrecen experiencia y sabiduría. Abrieron el camino a las nuevas generaciones; dejan enseñanzas y lecciones, pero la sociedad se preocupa muy poco de ellos, que construyeron con talento y autoridad moral la historia de las naciones.

Una radiografía de esta triste realidad se refleja en la última obra del investigador y estudioso Marco Proaño Maya, ‘La vida no tiene edad, adultos mayores: la globalización de la injusticia’, y alrededor del tema hubo un análisis profundo en ‘Controversia’ (Ecuadoradio) con la presencia de Nicolás Kingman (92 años), director de La Hora; Laura Acosta de Jarrín, editora de la Revista Familia de EL COMERCIO y el ‘Pájaro’ Febres Cordero.

El problema no pasa solo por las bajas pensiones jubilares que reciben del seguro social, aunque la mayoría de la tercera edad ni siquiera tenga acceso. Solo el 21 % de la población se halla bajo el sistema del seguro y el 79 % no tiene ninguna protección. Los “viejos” son maltratados en el ocaso de su existencia, en soledad, cuando más necesitan respeto, dignidad, solidaridad, sin ingratitudes ni indiferencias. Incluso, según el Código de la Niñez, en lugar de ser atendidos hoy pueden ser perseguidos y afectados en su libertad por la irresponsabilidad de los hijos cuando no cumplen con las pensiones de alimentos.

El tema debe conmover porque el camino hacia la vejez es inexorable para todos. Más aún cuando la expectativa de vida ha subido. En el caso del Ecuador, alrededor de 74 años. Según la ONU, América Latina se encamina a un proceso de rápido envejecimiento. En el Ecuador los mayores de 65 años se acercan al 10 % de la población y en el 2025 se proyecta al 15,3 %. Se trata de una convocatoria conmovedora al país, a los Estados, a los gobiernos para que construyan una sociedad con dignidad y con justicia para los adultos mayores. Un llamado al mundo para emprender una campaña, dejar la indiferencia y preocuparse también de los “viejos”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)