Fernando Larenas

Un burro

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
20 de November de 2012 00:03

Mientras los legisladores se posesionaban con cara de salvadores de la patria, el flamante diputado, a muchos kilómetros de distancia, jugaba fútbol en la playa. No era su culpa, lo propusieron como candidato por su fama, él aceptó y Romário de Souza Faria, más conocido como ‘Baixinho’ se convirtió en honorable representante del pueblo brasileño.

No quiero asegurar que este pudiera ser el caso de los “Tines”, “Vanvanes” o de los “Ulises”. No es nuevo, comenzó atado al populismo de Mahuad, uno de los personajes más odiados pero recordado a cada rato porque sus ideas aún perduran, incluso su famoso “bono de la pobreza”.

Es cierto lo que dijo Lenín Moreno, los futbolistas candidatos han hecho mucho por su gente, especialmente en el Valle del Chota. Nadie puede desconocer eso, así como que la Madre Teresa también trabajó por los pobres, sin embargo nunca se metió en política. Pero bueno, como dijo el ‘Yuro’ Córdoba, en política se ha visto tostar granizos.

El Parlamento de entonces comenzó a repletarse de figuras del deporte y de la farándula. Rolando Vera, por ejemplo, se convirtió en diputado, al igual que Polito, el animador de uno de los programas de entretenimiento de mayor duración en la televisión ecuatoriana.

El reconocimiento mediático financia por sí solo por lo menos la mitad de lo que le costaría a un político nuevo darse a conocer o generar la confianza de los electores. En la lista solo faltó un futbolista, que fue mencionado insistentemente, pero no apareció: Jaime Iván Kaviedes.

Que me disculpen la comparación, siempre he afirmado que Kaviedes es muy parecido a Romario, por su talento para jugar fútbol y por su personalidad irreverente. Nada les quita, a ninguno de los dos, la habilidad con la pelota, el carisma y el liderazgo. Para qué entrenamiento, decía Romario, pásenme la bola y yo resuelvo todo. Pero el brasileño sucumbió a la tentación y casi no asiste al Congreso. Por ahora Kaviedes dijo no a esa irremediable tentación, el actor callejero Carlos Michelena también dijo no. Hacen bien, siempre los recordaremos por sus cualidades excepcionales en cada una de sus competencias profesionales.

A Rolando Vera no lo recuerdo tanto porque fue diputado, sí por las cinco veces que ganó la carrera de San Silvestre en Brasil y porque le dio jerarquía internacional a la de Últimas Noticias.

La semana pasada intentaron inscribir un burro y la noticia fue transmitida al mundo por algunas agencias internacionales de noticias. La dirección de Twitter @DonBurro en pocas horas llegó a más de 5 000 seguidores y hoy bordea los 30 000. Nos dijeron que el pasado quedó atrás, pero se ven las mismas viejas prácticas políticas y tienen que salir con un burro para que nos demos cuenta. Qué vergüenza.