Sebastián Hurtado

'Breaking Bad'

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
19 de November de 2013 00:02

Algo así como "Volviéndose Malo", es el título de una muy aclamada serie de televisión norteamericana sobre un sencillo profesor de escuela llamado Walter White que, al descubrir que tiene un cáncer avanzado, decide usar sus conocimientos de química para fabricar drogas sintéticas y así asegurar el futuro de su familia. El éxito comercial de su metanfetamina insignia de color azul, termina transformando a White en un millonario y despiadado criminal conocido con el alias de "Heisenberg" .

El show ha sido calificado por la crítica como una de las mejores producciones televisivas de la historia. Pero además de su impactante trama, su elaborada producción y sus encantadores personajes, "Breaking Bad" -consciente o inconscientemente- incita a una profunda reflexión sobre las implicaciones políticas y económicas de la criminalización de las drogas.

Durante una aparentemente irrelevante discusión con su esposa, quien en un principio rehúsa utilizar "dinero de las drogas", White argumenta; "Este dinero no lo robé. No pertenece a nadie más. Es mío. Es el producto de mi trabajo".

En realidad es así. A fin de cuentas, White simplemente emplea su conocimiento especializado, su habilidad y su tiempo, en la fabricación de un producto de altísima calidad, entusiastamente recibido por un mercado de consumidores de drogas que voluntariamente paga una fortuna por él. Se trata sin duda de una actividad productiva que genera valor económico -probablemente no valor social- y que, mientras White permanece encerrado en su laboratorio de metanfetaminas, no causa víctima alguna.

Es la naturaleza ilegal de la producción y el comercio de drogas, la que termina transformando a un inofensivo Walter White -que en un episodio es literalmente incapaz de matar una mosca- en un despiadado Heisenberg, dispuesto a cometer los crímenes más atroces con el fin de evitar ser atrapado, conservar su negocio y garantizar el futuro de su familia.

La parte "sucia" de su trabajo deviene de la necesidad de robar materia prima que no puede adquirir legalmente, matar a policías, funcionarios y testigos que suponen una amenaza para su actividad y "lavar" enormes cantidades de dinero del que no puede disponer a su antojo. Nada del dolor, el sufrimiento y los costos que generan las acciones criminales de Hesinberg, serían necesarios si su negocio de drogas no estuviese penado por la ley.

La dramática transformación de White en Hisenberg tan estupendamente recogida en "Breaking Bad", debería enviar un poderoso mensaje a políticos y autoridades alrededor del mundo. Conviene siempre meditar a fondo la conveniencia de prohibir, o incluso sobre-regular actividades productivas. Algunas políticas públicas bien intencionadas, tienen el potencial de convertir a ciudadanos comunes en criminales dispuestos a hacer cualquier cosa con el fin de salvaguardar su medio de vida y proveer a sus familias.