Enfoque internacional

Argentina sigue buscando verdad y justicia

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 1

Daniel Gutman
International Press Service

A 34 años de la recuperación democrática, la Justicia de Argentina tiene más de 500 causas en trámite por violaciones de derechos humanos cometidas durante la última dictadura militar (1976-1983). La elevada cifra habla de la vigencia del proceso de verdad y justicia, pero también de las demoras que oscurecen el escenario.

Desde que en 2003 se retomaron las investigaciones judiciales, se dictaron 200 sentencias, de las cuales solo 60 están firmes, mientras que 140 se encuentran en distintas instancias de revisión. Así lo reveló un informe de la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad, actualizado a diciembre de 2017, que detalla que hay 856 personas condenadas y 110 absueltas.

Al mismo tiempo, hay otras 393 causas en trámite. 247 todavía están en instrucción, la etapa inicial del proceso judicial, que precede al juicio oral y público, en el que se determina la condena o absolución.

‘Los juicios por los crímenes de la dictadura en Argentina han sido un ejemplo para toda la humanidad, porque no hubo otro caso así en el mundo. Y es muy positivo que el Estado esté transmitiendo hoy el mensaje de que los juicios siguen’, destacó Santiago Cantón, ex secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

‘Sin embargo, las demoras son graves, porque estamos hablando de acusados que en la mayoría de los casos tienen más de 80 años’, puntualizó Cantón, actualmente secretario de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, la más extensa y poblada del país.

‘Que los juicios terminen es importante para todos: para que los acusados no se mueran con un manto de duda sobre ellos y para que las víctimas y toda la sociedad tengan justicia’.

La última dictadura fue responsable de un plan criminal que incluyó la instalación de cientos de centros clandestinos de detención, tortura y exterminio. Organismos de derechos humanos cifran en 30.000 las personas desaparecidas y muertas por la represión.