Sebastián Mantilla

¿Argentina se renueva?

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
30 de October de 2013 00:02

El partido de la presidente Cristina Kirchner tuvo una dura pero previsible derrota en las elecciones legislativas del pasado domingo. La oposición triunfó con márgenes más amplios en distritos electorales considerados como cruciales, poniendo cuesta arriba una posible reelección de Kirchner en el 2015.

El avance de la oposición se dio en las provincias de Buenos Aires, la capital, Córdova y Santa Fe. Sergio Massa, líder del Frente Renovador, obtuvo un 43,92% de los votos en la provincia de Buenos Aires frente al 32,1% del candidato del oficialismo, Martín Insaurralde. En la provincia de Córdoba, la lista encabezada por Juan Schiaretti llegó en primer lugar con un 26,4%. En la provincia de Santa Fe, la situación fue igual. El socialista Hermes Binner logró una amplia victoria con el 42,37% de los votos. En términos generales, si el kirchnerismo obtuvo en el 2011 un poco más del 54%, ahora descendió al 30%.

Buena parte de los argentinos no desea una continuidad. Esto se debe fundamentalmente al deterioro del estilo personalista, autoritario e incompetente del kirchnerismo, así como también a los magros resultados económicos y el franco deterioro social. La enfermedad de Cristina Kirchner ha coincido dramáticamente con su devastación política.

Sin embargo, esto no implica un giro profundo en términos políticos. Las tres décadas de democracia en Argentina han estado protagonizadas por la hegemonía peronista. Los cinco años de gobierno de Raúl Alfonsín y los dos de Fernando de la Rúa fueron espasmos dentro de esta hegemonía. Independientemente de que Argentina haya sido gobernada con un maquillaje neoliberal en la época de Carlos Menem o desde un populismo de izquierda en los periodos de Néstor y Cristina Kirchner, el peronismo ha prevalecido en el poder.

El triunfo de Sergio Massa significa solamente el aparecimiento en la escena de otro protagonista: un peronista moderado. Por ello, aunque ahora se hable del fin de un ciclo en la política argentina, ese es del kirchnerismo pero no del peronismo como tal. En las elecciones presidenciales del 2015 buena parte de los que antes estaban con Cristina Kirchner estarán con Sergio Massa.

Es cierto que tras las elecciones del pasado domingo hay otras figuras políticas con posibilidades: Mauricio Macri, Daniel Scioli, Julio Cobos, Elisa Carrió o Hermes Binner. No obstante, para pelear de igual al igual con el peronismo se va a requerir de pactos o alianzas entre estas fuerzas políticas, lo cual, tal y como están las cosas, se ve difícil.

Tengo la impresión que lo afirmado en estos días por el presidente del Uruguay, José Mujica, se convierta en una especie de vaticinio en las elecciones del 2015 en Argentina: "Saquen cuentas, todos son peronistas. Es siempre la misma, damos la vuelta y estamos en la misma".