Jorge Ribadeneira

Apogeo del cesto

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
23 de June de 2013 00:01

La final entre los Heats de Miami y los Spurs de San Antonio fue una fiesta del mejor básquetbol o baloncesto del globo. Todo un suceso deportivo que lo seguimos de cerca en Direct TV, tanto por nuestra vieja afición a ese deporte como por evitar las malas noticias. El "basket ball" -como se lo conocía inicialmente- nació en USA 1891 y llegó a Quito el 24 de mayo de 1922. Antaño Guayas era una potencia en varones, que ganó los cinco primeros campeonatos ecuatorianos, pero en Pichincha se mantuvo la afición en alto y en 1980 logró su primer título nacional.

El básquetbol de la NBA es, por cierto, el mejor del mundo y se lo maneja con un alto sentido profesional. Son 30 equipos que tienen en sus filas a los mejores jugadores de los Estados Unidos y de otros países que cuentan con cracks solventes. Se destacan por su número y calidad los gigantes negros, entre ellos la figura de los últimos años, LeBron James (28 años, 2.02 metros), estrella de Miami y número 1 del mundo. En el equipo de San Antonio jugó un argentino, Manu Ginobili, casi con 37 años, y 1,96 m, alternando partidos brillantes con bajonazos. La final dio paso a 7 partidos entre Miami y San Antonio.

Los Spurs de San Antonio estuvieron a un paso del título en el sexto partido cuando ganaban con 3 puntos faltando 5 segundos. Pero en ese básquetbol nada está seguro hasta que suene el pitazo final. Un cesto de 3 puntos dio a Miami el empate, forzando un tiempo extra y brindando a los Heats la oportunidad de ganar el séptimo encuentro, bravamente disputado. Los Spurs tuvieron otras figuras en Tim Duncan (38 años, 2.11 metros) y Tony Parker (31, 1.86) un francés de singular habilidad. Duncan no pudo evitar las lágrimas cuando -luego de sumar 30 puntos en un partido- en el último erró dos remates de corta distancia. En fin....

Hasta Quito llegaron antaño los Trotamundos de Harlem, en 1951, y la Universidad de San Francisco de California, en 1954, esta con uno de los más famosos basquetbolistas de la NBA, Bill Rusell, un afroamericano de 2.06 que vive todavía. En nuestra memoria constan esos encuentros, aunque éramos flacos y omotos -125 libras y 1.75 metros-. Pero teníamos como gratos compañeros a dos altos -Chiquitón Holguín y Santiago Oleas- y unos pequeños muy habilidosos, al estilo 'Patallucha' Cevallos y Rodolfo Arroyo. Con la suerte de que todo ese quinteto liguista de hace casi 60 años está vivito y coleando. Perdón, vivo y recordando....Por supuesto, los Trotamundos (que jugaron en la Plaza Arenas) y los cracks de Rusell se fueron con el triunfo pero se les hizo resistencia en el primer tiempo. Parece que la práctica deportiva brinda salud porque también el equipo femenino ecuatoriano que triunfó en los Juegos Bolivarianos de Caracas, en 1951, con Odila Sosa, María Félix, Alba Tamayo, entre otras, se mantiene con vida con la única excepción de Ligia Navarro. ¿Qué tal? Aplausos.