César Augusto Sosa

Se salvó el 2017

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 10
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 2
Contento 24

Deuda, petróleo y exportaciones, en ese orden, están salvando la economía del 2017, pero eso no garantiza un crecimiento sostenible.

El desempeño de este año, al igual que el anterior, ha dependido del nivel de endeudamiento del Gobierno, el cual ha sido voraz. El financiamiento público en el presente año alcanza los USD 12 659 millones, según datos del Ministerio de Finanzas cortados hasta el viernes pasado. El discurso inicial de las autoridades fue que se necesitaría cerca de USD 5 800 millones, lo cual dice mucho de cómo se elaboran los presupuestos y las proyecciones oficiales.

Solo en el caso del financiamiento público, las autoridades económicas han tenido un margen de error del 100%.

Para el siguiente año el discurso sobre el financiamiento va en la misma línea, lo cual significa que la deuda pública seguirá en ascenso. Esto puede ser aceptable siempre y cuando sirva para empezar a corregir el desequilibrio fiscal ocasionado por gastar más allá de las posibilidades. Sin embargo, la Asamblea aprobó para el próximo año un presupuesto del Estado que será un 3% mayor al de este año, lo cual hace recordar al modelo aplicado en la última década.

Un segundo factor que ha caracterizado a este año es el precio del petróleo. A diferencia del año pasado, el actual Gobierno se ha beneficiado de mayores precios, al menos unos USD 10 más por barril, lo que ha significado más de recursos para la caja fiscal. Y es de esperar que la tendencia se mantenga el siguiente año debido a los acuerdos en la OPEP.

Y el tercer factor que explica el desempeño del 2017 es la mejoría que muestran los productos de exportación privados, liderados por los tradicionales: banano, café, camarón y productos del mar, con tasas de crecimiento de dos dígitos. Las mayores ventas de materias primas han generado un mayor ingreso de divisas al país, pero la principal fuente ha sido la deuda pública, que ha inyectado la liquidez suficiente para que la economía funcione, pero eso es insostenible en el tiempo.