Xavier Basantes

Del seguro de desempleo al empleo seguro

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 68
Triste 8
Indiferente 2
Sorprendido 4
Contento 21

En el reporte ‘Latinobarómetro- Veinte años de Opinión Pública 1995-2015’, en Ecuador el 51% de la población encuestada para el estudio señala que la mayor preocupación que tiene en cuanto a los problemas económicos del país es la “desocupación y el desem­pleo”. Así, la inestabilidad laboral es una de las mayores inquietudes que tienen los ecuatorianos. Los períodos de desempleo del jefe de hogar llevan a fuertes caídas en el ingreso familiar, que se traducen en una contracción del consumo, mora en los pagos de la vivienda y atención médica, caída de la autoestima del jefe o jefa de hogar y, en algunos, casos hasta la deserción escolar.

Aunque al Gobierno le cuesta asimilar que hay una recesión económica importante, el efecto del aumento del desempleo y subempleo, al cierre del año pasado, ya alcanza a más de 300 000 personas.

Una alternativa que surge desde el Ejecutivo para ‘amortiguar’ la desocupación, como parte de un grupo de reformas laborales, es el denominado seguro del desempleo. Esta figura, aplicada con las características de cada nación, ya existe en países de la región como Chile, Brasil, Argentina.

En la última década, según análisis de la Cepal, estos seguros de desempleo han sido motivo de reformas, ya que se han presentado insuficiencias en su aplicación. Los líos que se han presentado están enfocados en aspectos como la cobertura (¿a quién se beneficia?), el financiamiento (¿cómo se obtienen los fondos), los efectos económicos (¿se aplicará bajo la modalidad de subsidio?), la vigencia (¿temporales o definitivos?).

El análisis técnico debe prevalecer en el tratamiento de esta propuesta, que puede tener tintes políticos en un año preelectoral.

Por lo que lo pragmático en este escenario complejo debiera apuntar a fomentar las inversiones en el sector privado, crear incentivos tributarios, buscar nuevos mercados, recuperar la confianza empresarial, etcétera, para que se generen nuevas fuentes de empleo y la consigna sea crear ‘empleo seguro’.