Dimitri Barreto P.

De la ‘guerra’ al diálogo en territorio Shuar

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 26
Triste 1
Indiferente 4
Sorprendido 0
Contento 14

Son derechos colectivos de los pueblos indígenas “mantener la posesión de las tierras y territorios ancestrales”, “conservar y promover sus prácticas de manejo de la biodiversidad y de su entorno natural”, “la consulta previa (...) sobre planes y programas de prospección, explotación y comercialización de recursos no renovables que se encuentren en sus tierras”.

No lo dice un informe de la burocracia internacional. Reza así en la Constitución del Ecuador, artículo 57, refrendada por 4,7 millones de ciudadanos, el 63,93% de votantes en consulta en el 2008.

Son condenables los violentos hechos que segaron la vida de un ecuatoriano, policía, y dejaron otros heridos en un campamento minero de Pananza, la Cordillera del Cóndor, esa zona que durante el conflicto del Cenepa con Perú recibió el enlistamiento de indígenas shuar, guerreros que defendieron su territorio y compartieron con militares su conocimiento para sobrevivir en la escarpada selva de Morona Santiago.

En 2008, la Constituyente creó el Mandato 6 que estableció extinciones para concesiones mineras. Los Shuar, ese 2008, repudiaron la explotación minera en sus territorios ancestrales y se confrontaron, al aplicar el Mandato, con corporaciones en Nankints, Tsuntsuim, Kutukús. Ocho años después, los Shuar exigen el mismo derecho: a su tierra.

Lo de fondo: ¿Cómo fue la consulta previa para nuevas concesiones? Una consulta supone lograr que una mayoría, informada y libre, elija. Solo así se logra legitimidad. ¿Legitimidad? Sí,porque consultar no es dar un taller y democracia no es producir leyes sin diálogo.

¿Estado de excepción?, ¿aplicar la fuerza a una demanda indígena? Un dato: El Comité de la ONU contra la Tortura, preocupado por el trato a ciudadanos en las protestas, recomendó a Ecuador “capacitar a todos los miembros de las fuerzas de seguridad sobre el uso de la fuerza”.

¿O también se pasarán por alto esos derechos indígenas de la Constitución a “no ser desplazados de sus tierras ancestrales” y a “la limitación de las actividades militares en sus territorios”?