Benjamín Rosales

América Latina 2040

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
11 de July de 2011 00:01

El libro publicado por la CAF con ese título tiene un subtitulo muy sugestivo, “Rompiendo con la Complacencia: Una Agenda para la Resurgencia”. La obra la recomienda Enrique García, Presidente de la institución, “para todos, dentro y fuera de la región, interesados en el desarrollo económico, social y político, a largo plazo, de América Latina”. La introducción y nueve capítulos, son escritos por especialistas que tratan diferentes problemas: inequidades, bajo ritmo de desarrollo, educativos, tecnológicos, de infraestructura y poca apertura comercial, que afectan a nuestra región, y de cómo se puede romper con la mediocridad para encontrar un futuro próspero en los próximos años.

En la introducción Harinder Kohli nos da una visión de una AL que para 2040 logre una sociedad más inclusiva y próspera. Luego de describir las fortalezas y riquezas naturales de la región, nos plantea una comparación del desarrollo del Este Asiático con AL, en la que a pesar del importante desarrollo de nuestra región, este queda minimizado por los índices muy superiores de crecimiento de naciones como Corea, Singapur, y en las últimas décadas, incluso de China o India. Entre 1965 y 2009, AL creció solo 3.7% mientras los asiáticos lo hicieron al 6.8%. Esta diferencia en desarrollo puede ser explicada por aspectos técnicos como mayor ahorro e inversiones, mejor desarrollo humano, orientación a la exportación y mayor competitividad, pero, según Kohli, los problemas fundamentales de AL nacen de debilidades estructurales más profundas: falta de una estrategia a largo plazo de desarrollo, focalización en el pasado en temas coyunturales y, sobre todo, una intromisión ideológica en la política.

El análisis de Kohli revisa aspectos que diferencian las políticas entre las dos regiones: mayor énfasis de los asiáticos en desarrollo humano, líderes más preocupados en solucionar problemas económicos y menos en debates geopolíticos o ideológicos, economías más abiertas y una mejor distribución de ingresos que ha permitido un mayor crecimiento de la clase media en Asia, lo que a su vez impulsa mayor ahorro, inversión, consumo y desarrollo. El autor cree que en AL debe haber consenso de políticas y objetivos para lograr una complementación efectiva entre las economías nacionales que ayuden a la integración regional. Sostiene que se debe mejorar la competencia doméstica y el comercio interregional, disminuir la presencia gubernamental en la actividad económica y aumentar lazos con Asia, la región de mayor crecimiento mundial.

En fin, el trabajo presentado por la CAF debe ser estudiado por planificadores y políticos de AL para que sus recomendaciones se implementen en beneficio el desarrollo regional.