Enfoque internacional

Adén y los migrantes tirados al mar

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 4
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0

Traficantes de personas lanzaron a unos 300 migrantes por la borda frente a las costas de Yemen, y se teme que muchos de los que permanecen desaparecidos estén muertos, denunció la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

“Los sobrevivientes le contaron a nuestros colegas que los contrabandistas los tiraron al mar cuando creyeron ver a las autoridades cerca de la costa”, relató Laurent de Boeck, jefe de la misión de la OIM en Yemen, en la segunda semana de este mes.

“También nos dijeron que los traficantes ya habían regresado a Somalia a seguir su negocio y recoger más migrantes para traer a Yemen por la misma ruta”, indicó.

“Es impactante e inhumano. El sufrimiento de los migrantes en esa ruta es enorme. Demasiados jóvenes le pagan a los contrabandistas, que les ofrecen la falsa esperanza de un futuro mejor”, se lamentó.

Los delincuentes habrían lanzado a unas 180 personas al mar el viernes 11. Cinco cuerpos fueron recuperados y hay unos 50 desaparecidos, informó la OIM.

Este último incidente ocurrió apenas 24 horas después de que otros traficantes lanzaran al mar a unos 120 somalíes y etíopes al acercarse a la costa de Shabwa, la gobernación yemení sobre el mar Arábigo, que dejó 50 personas muertas.

Los personas buscaban llegar a países del Golfo a través del atribulado Yemen.

El personal de la OIM también encontró 29 tumbas al ras de la tierra en una playa de Shabwa durante una patrulla de rutina. Los muertos fueron rápidamente enterrados por los sobrevivientes, que promediaban los 16 años.

“El secretario general de la ONU está devastado con esta continua tragedia”, declaró su portavoz Stéphane Dujarric.

“Por eso sigue subrayando que la comunidad internacional debe priorizar la prevención y la resolución de varias situaciones que generan movimientos masivos y expone a los que ya están en movimiento a un peligro significativo”, añadió.

Además, subrayó la necesidad de aumentar las vías legales para regular la migración y ofrecer alternativas creíbles a esos cruces peligrosos para las personas que necesitan protección internacional.

Desde enero, la OIM estima que unas 55.000 personas se fueron del Cuerno de África hacia Yemen, la mayoría con el fin de encontrar mejores oportunidades en los países del Golfo, de los cuales más de 30.000 son menores de 18 y proceden de Somalia y Etiopía, y casi una de cada tres, es mujer.

“La travesía es especialmente peligrosa en esta época ventosa en el océano Índico. Los traficantes están activos en el mar Rojo y el golfo de Adén; ofrecen falsas promesas a migrantes vulnerables”, señaló.

Enfoque internacional
IPS