Enfoque internacional

Acuerdo secreto con China

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 31
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 1
Contento 7

La visita oficial de la presidenta Cristina Kirchner describe con precisión quirúrgica el orden de importancia de los intereses que privilegia nuestro gobierno y de los aliados que elige tener. También, el grado de secretismo de los acuerdos que suscribe en nombre de todos los argentinos.

Hoy es China, pero también lo son Irán y Venezuela, países que se destacan por no defender la transparencia de los actos de gobierno ni los derechos humanos en el sentido amplio del término.

En los últimos tiempos, la relación con China ha escalado varias posiciones en el cuestionable entramado político externo que teje nuestro país. Como antecedentes, se cuenta con el acuerdo para instalar una base espacial de exploración china en Neuquén, convenio que debe ser público, pero que mantiene inadmisibles anexos secretos. Mediante él se le otorgaron a China 200 hectáreas en la Patagonia, con una exención impositiva durante 50 años. También se le concedió que serán sus leyes las que rijan el trabajo de los ciudadanos chinos allí, que nuestro país se verá impedido de interrumpir las actividades de la base y que será mínima la utilización nacional de esa estación. Todo ello, sin considerar la sospecha que subyace respecto de que se transforme en una base para otros fines. El Gobierno lo ha desmentido, pero la letra chica del acuerdo nunca fue mostrada.

Otro antecedente son los ‘swaps’, es decir, la posibilidad de que los bancos centrales de ambos países intercambien préstamos en monedas nacionales, en este caso, pesos y yuanes. Para la Argentina, hasta el momento, ha significado un mecanismo para aumentar reservas y contar con dinero para comprar precisamente a quien lo presta.

El viaje presidencial persigue, además, cerrar todo lo relativo a la construcción de las cuestionadas represas hidroeléctricas patagónicas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic, en Santa Cruz.Y ocurre cuando crecen las preocupaciones en torno de las contrataciones con China y de la presencia de ese Estado en nuestro país, de una marcada opacidad, situación que se hace aún más notoria cuando también algunos gobernadores parecen estar cortejando a los inversores chinos para la realización de obras en sus distritos, para las que recurren a fuertes endeudamientos.

Entre ellos, el de la provincia de Entre Ríos, con los dos acueductos que el gobernador Sergio Urribarri se apresta a construir con una firma china a un costo sideral, del orden de los USD 430 millones, que sería esencialmente financiado mediante otro enorme préstamo a ese distrito, de 366 millones de dólares, a una tasa que terminará sobrevaluando groseramente su costo. A ello se suma la falta de estudios necesarios sobre su impacto ambiental.

China es hoy uno de los dos actores centrales del escenario internacional. Sus inversiones en la Argentina deben ser producto de un acuerdo estratégico, no del resultado de pactos leoninos. Si nuestros representantes no encaran esos convenios con la debida idoneidad y transparencia, no se pueden esperar resultados beneficiosos para nuestros propios intereses.

La Nación, Argentina, GDA