Walter Spurrier

Un abandono de 42 años

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
20 de March de 2012 00:01

Petroecuador reinterpretó la sísmica del Campo Amistad en el Golfo de Guayaquil. Hay más gas de lo que antes contemplaba.

De la confusa información se desprende que Petroecuador estimaba las reservas en 0,45 trillones de pies cúbicos y con la reinterpretación aumentaron bien sea a 1.7 trillones, o en 1.7 trillones. El anuncio trae dos buenas noticias.

Una, que se está cumpliendo con el objetivo de desarrollar las reservas de gas. El gasoducto que lleva el gas a las instalaciones en tierra tiene una capacidad de 100 millones de pies cúbicos diarios (mmpcd). Con EDC la producción era de 35 mmpcd y Petroecuador la aumentó a 60. En 1970, Ada anunció que la producción inicial sería de 64 mmpcd. A los 42 años, se alcanza la producción de la capacidad inicial. Ahora vendrá la perforación de pozos, en lo que se invertirá USD180 millones, según anuncio del ministro Pástor en febrero.

Más importante aún es que los funcionarios petroleros comienzan a percatarse de la importancia del gas del Golfo. El plan inmediato es aumentar la producción para llenar el gasoducto en 2013.

Para el futuro, se plantea la construcción de un segundo gasoducto de 300 mmpcd de capacidad. En 1970, la firma Degolyer&MacNaughton estimó que la producción de Amistad podría llegar a 250 mmpcd.

Ada tenía previsto buscar otros yacimientos de gas y construir una planta de liquefacción para exportar. Pero el gobierno militar que subió en 1972 anuló el contrato concedido por el gobierno de Otto Arosemena. Ada no entregó los estudios de reservas.

Posteriormente se contrató el bloque con Northwest Energy, pero Ada la enjuició, porque uno de sus ejecutivos tuvo acceso a información confidencial. Northwest no perforó pozos, pero hizo sísmica y encontró otros prospectos, en Santa Clara y frente a Tenguel.

Ida Northwest, bajo Hurtado el Estado asumió el proyecto con una plataforma mexicana, pero este esfuerzo fue socavado desde la propia estatal petrolera, que resintió que su filial en Guayaquil ganase cierta autonomía.

Bajo Febres Cordero se negoció con el heredero de los derechos de Ada, el abogado Fred Parks, quien vendió sus derechos a Total, importante empresa estatal francesa. Total iba a llevar el gas a Posorja y de ahí a Guayaquil, para abastecer las necesidades industriales. Pero la Procuraduría estimó que el marco legal solo permitía la explotación del gas por una empresa del Estado. Finalmente entró EDC, para generar electricidad. Como las empresas eléctricas no le pagaban, no invirtió en exploración, y finalmente vendió sus derechos al Estado. A los 42 años del descubrimiento inicial, Petroecuador y la chilena ENAP, que tiene un bloque contiguo al de Petroecuador, deben buscar campos de gas e incorporar este recurso a la economía nacional.