valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
27 de November de 2011 00:01

El 24 de mayo del 2023 se posesionó con gran júbilo el nuevo Gobierno de concertación nacional. Esta es la primera derrota electoral del economista Rafael Correa, sólo posible gracias a una amplia coalición nacional que trabajó bajo el lema “Respeto y Paz”. La coalición estuvo conformada fundamentalmente por todas las nacionalidades indígenas agrupadas bajo el paraguas de Pachakutik, periodistas, comunicadores sociales y sus familias. Se sumaron además empresarios, servidores públicos, médicos y trabajadores llanos expulsados de sus puestos durante los últimos años.

Uno de los primeros decretos presidenciales fue el indulto y amnistía a todos los presos y acusados políticos. Los canales públicos existentes entraron a venta libre. Y el canal nacional EcTv decidió emprender una reconfiguración sustantiva bajo los consejos guía de la BBC. Por ejemplo, establecieron un programa de economía de una hora diaria, conducido por dos economistas con visiones completamente distintas. Vicente Albornoz y Janeth Sánchez aceptaron el reto, con la perspectiva de reeducar a la población sobre la existencia de análisis diversos y las diferentes opciones económicas que son posibles. Asimismo retornaron a los canales de televisión varios programas de análisis y opinión en horarios triple A.

Sin embargo, para algunos la consigna de “olvidar y perdonar” para mantener la paz no era una opción. Pasados un par de años, asambleístas del bloque de gobierno presentaron la “ley nacional para los economistas”, con el objetivo principal de establecer los responsables del desastre nacional en los últimos 30 años. A pesar de las insistencias del Presidente de la República, la mayoría en el Congreso se impuso. Los diputados señalaron que “es apenas justo que ahora paguen aquellos que impusieron con autoritarismo una sola visión de la realidad y que ellos están cosechando lo que sembraron”. Al final hubo una cacería de brujas con ayuda del nuevo Fiscal de la Nación, afín también al bloque gobiernista. Tanto economistas neoliberales, como los del buen vivir fueron llevados a juicio por las decisiones que habían tomado durante su ejercicio público. Las leyes son ahora retroactivas. Mauricio Pozo y Ricardo Patiño fueron enjuiciados por igual. No se salvaron ni siquiera los que regresaron a la academia como Pablo Lucio Paredes o René Ramírez. Los no-economistas no corrieron con mejor suerte, a pesar de los reiterados llamados a la ecuanimidad. A ellos se les aplicó las mismas leyes aprobadas a partir de Montecristi y los enjuiciaron por incitación al odio. La ruleta se dio la vuelta y –una vez más- el Ecuador quedó sepultado en años de división y odio, eso sí con amplias y bonitas carreteras, con banda ancha de Internet y con jugosos ingresos petroleros y mineros que hicieron hibernar a la población durante décadas, pero no crearon unidad nacional ni capital humano.