Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
13 de December de 2013 00:03

Cuando leí el oficio no lo podía creer. Pensé que había entendido mal, pero luego de otra revisión del documento, me di cuenta que este Ecuador está deschavetado. Podría usted imaginar, estimado lector, que un Ministro de Estado en el Gobierno de la Revolución Ciudadana, ha contratado 125 asesores. ¡Sí, leyó bien, 125 personas para que digan lo que pasa y le sugieran lo que debe hacer! "125 asesores contratados para el despacho del señor Ministro" (así reza el oficio que reposa en mis manos). No me refiero a algún Ministerio de las grandes potencias mundiales. Esto sucede en 'Absurdistán'.

Pero, sí incrédulo lector, hay un pero. Sucede que ese número puede no guardar relación con la realidad, puesto que la Dirección Financiera de ese Ministerio en un oficio de 21 de noviembre de este año, "proporcionó un detalle de 56 asesores para ese despacho". Pero días después, el 3 de este mes y año, envía datos de 114 más, "información que no guarda consistencia y no permitió conocer el número real de contrataciones". Es decir, que podría ser que los 125 iniciales, no son tales… ¡son más! Pero como todo es posible en época de revolución, confusión y desorientación, a 17 de esos asesores, se los contrató sin que existan informes favorables de la Unidad de Recursos Humanos del propio Ministerio, ni se justificó la necesidad del trabajo, ni la labor a ser desarrollada (no lo digo yo, lo dice el oficio). En otros 23 contratos no consta la autorización "de la autoridad nominadora", y menos aún el informe de Recursos Humanos de la Secretaría Nacional Técnica de Desarrollo de Recursos Humanos y Remuneraciones del Sector Público, Senres.

"De la revisión a la documentación que respalda la contratación de los asesores de Despacho Ministerial, de acuerdo al nivel jerárquico, no se evidenció en 18 expedientes la calificación asignada para ocupar el cargo de asesor". En términos morochos, 18 de los contratados como asesores, ni siquiera cumplieron con los requisitos mínimos para optar para esa importantísima función. ¡Revolución, qué grande sos! A otros 17 se los contrató sin que existan los recursos económicos disponibles "en la partida correspondiente para la contratación".

Pero como ese Ministerio es tierra de nadie, los asesores no presentan informes sobre su gestión, porque en sus contratos no se contempló esa elemental obligación. Reciben los sueldos, viajan y optan por viáticos, y el resto "que se vaya a...".

El oficio que sustenta este artículo fue elaborado por dos funcionarios de la Contraloría General del Estado. Tiene fecha 4 de diciembre de 2013, y se trata de los resultados al examen especial a la contratación de asesores para el Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana.

¡He dicho!