Washington Herrera

Saber hacer

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
1 de April de 2014 00:02

Es importante saber lo que hay que hacer, pero es clave saber hacer. La capacidad de gestión del Gobierno depende en gran medida de la calidad del trabajo de los mandos altos y medios, de modo que los buenos resultados justifiquen el gasto fiscal.

La orientación cupular puede apuntar en la dirección correcta, pero si la ejecución e implementación tropiezan con la ineficiencia de los mandos medios, todo se viene abajo y la información oficial puede ser solo espuma. Esto puede agravarse cuando hay cambios frecuentes en el Gabinete ministerial, particularmente si la improvisación entorpece la operatividad.

El Gobierno ha creado una frondosa burocracia, multiplicando ministerios y entes coordinadores que no siempre coordinan y que consumen muchos recursos del Presupuesto, por lo que es necesario evaluar si esta política se ha articulado bien o se han diluido responsabilidades. Por ejemplo en el campo social no hay un Sistema Nacional de Salud que atienda a la gente pobre con dignidad y oportunidad, ni la calidad de los servicios ha disminuido la inequidad en el medio rural, la discriminación de género y étnica. Todo esto se debe evaluar a propósito de la rendición de cuentas, que parece un ejercicio de compartimentos estancos sin visión de unidad, por lo que el Gobierno debería dar un informe global, técnicamente bien hecho, para que el pueblo mandante sepa cómo se han consumido los recursos nacionales.

Un tema básico en el saber hacer bien es la definición de las prioridades para tomar decisiones correctas y no caprichosas. Por ejemplo tenemos algunas carreteras mejoradas sobre la base de las existentes, pero no se han solucionado los problemas de las carreteras estratégicas que unen la Sierra con la Costa, que todos los años se interrumpen porque no se ha mitigado la deleznabilidad del suelo.

Debido a las pérdidas económicas y a las molestias y dramas humanos de la gente que sufre estas consecuencias, la solución de esto debe ser prioritaria frente a otras vías de menor uso y frecuencia del tráfico vehicular.

La dotación de personal con capacidad de gestión operativa y de ejecución se ve abultada de jóvenes medianamente instruidos pero neófitos en el manejo de los procesos burocráticos, quizá porque no ha habido una amalgama virtuosa de experiencia y juventud teórica. Entonces los proyectos se demoran demasiado hasta que los nuevos funcionarios aprendan a procesar las soluciones, cuando van ya siete años de Gobierno.

La calidad de los mandos medios y el saber hacer es un factor que afecta también a todas las relaciones intersectoriales, de lo público y lo privado y son sujetos de evaluación de los inversionistas, de las organizaciones de crédito y de quienes quieren comprometerse con el desarrollo del Ecuador.