Tiempo de lectura: 4' 16'' No. de palabras: 684

Redacción Guayaquil

El mango ecuatoriano tiene  su  competencia en el mercado mundial. México, Perú,  Brasil,  algunos países de Centroamérica, el Caribe y África copan los estantes de los supermercados en Europa y Estados Unidos.

Cada año se venden unos seis millones de toneladas en todo el mundo. Esto representa unos USD 4 000 millones.

EE.UU. es el principal comprador. Los latinos, afroamericanos y asiáticos que viven en ese país, motivan  el crecimiento del consumo. Se calcula que ese mercado requiere más  de 7 millones de cajas, de cuatro kilos cada una, cada año. El principal abastecedor es su vecino: México.

Las  cifras de la fruta
El mango fresco es el producto que más se exporta. Tiene una participación del 87% de las ventas. Las conservas ocupan el  9% y el jugo de mango, el 4%.
La superficie    en el mundo bordea los 4 048 777 hectáreas, según la FAO.  India, China, Tailandia, Indonesia, Pakistán  y México tienen la mayor parte.

Hasta octubre último, el país del norte compró USD 116,4 millones en mangos, de los cuales, USD 50 millones fueron de México. El segundo lugar lo ocupa Perú, seguido de Ecuador y Brasil.  
 
Los meses de octubre, noviembre, diciembre y la primera semana de enero sirven de ventanas para el ingreso de los mangos ecuatorianos a Europa y a EE.UU.

La estacionalidad de la producción del  mango otorga una ventaja al Ecuador sobre sus inmediatos competidores. 
 
Bernardo Malo, director de la Fundación Mango Ecuador, explica que el mango es un producto que se comercializa a consignación, pues  depende de la oferta y de la demanda. Los precios del mango se afectan por varios factores: el  origen, la variedad, calibre y en especial por la estacionalidad de la oferta.

Ecuador exporta el 75% de su producción al país del norte. Las previsiones son producir 7 millones de cajas -frente a los 11 millones del 2007-. Pero la cosecha está en la mitad de los períodos  de Brasil y Perú. “Es decir, que si Brasil atrasa su producción o Perú se adelanta, causará efectos negativos, comercialmente hablando”, señala.

Japón, Alemania, Reino Unido, Holanda, Francia y Canadá, también ocupan un puesto entre los principales compradores de la fruta. Ecuador alcanza algunos de esos mercados.
 
Rafael Altamirano, director del proyecto Profiagro de la Corporación para la Promoción de las Exportaciones e Inversiones, señala que el país vende el 13% de su producción a Europa. Pero  el principal abastecedor de ese mercado es Brasil.  Sostiene que los cariocas tienen una ventaja en los países bálticos: la facilidad logística para llegar a los puertos, además indica que los europeos exigen otros tipos de variedades y de tamaños de la fruta.
 
El  clima también incide en los hábitos de consumo. El  invierno en Europa es más fuerte y por eso  prefieren otras frutas. 

Alberto Swett, productor y exportador ecuatoriano, asegura que los brasileños tienen la mejor tecnología en la producción de la fruta. Y eso se ratifica en los rendimientos que se obtienen en las plantaciones.

Aunque los principales productores mundiales están en Asia y Oriente  Medio. Solo en la India se producen 8 millones de hectáreas. En China existen 3,6 millones de hectáreas, mientras que en Pakistán hay más de 1,8 millones de hectáreas.

En el mundo se registran más de 26 millones de hectáreas, según la   FAO. Entre México, Tailandia, Indonesia y Brasil hay más de 6 millones de hectáreas.
 
Swett señala que los productores manejan el negocio a través de ‘brockers’ o intermediarios. Estos colocan las frutas en las cadenas de supermercados.  

El color externo  es un factor determinante en el momento de la venta. En EE.UU. prefieren variedades de coloración rojiza: tommy atkins (tamaño grande), kent (grande) y haden (tamaño medio a grande).  En Europa, predominan las variedades africanas y asiáticas,  de coloración verde.  Las más populares son   keitt y amelie.
Califique
2
( votos)