Tiempo de lectura: 3' 10'' No. de palabras: 519

Tal como en un preuniversitario, quienes esperan integrar la campaña contra el dengue en Guayaquil deben asistir a un curso intensivo de cuatro días. Al final, un examen definirá si pueden reconocer al mosquito Aedes aegipty -transmisor del dengue- o los síntomas de la enfermedad.

Los talleres comenzaron ayer en la Universidad de Guayaquil. 14 aulas de la Facultad de Jurisprudencia fueron separadas por el Servicio Nacional de Control de Enfermedades Transmitidas por Vectores (Snem) para las charlas.

Leslei Reyes es una de las aspirantes. Tiene 18 años y espera que este sea su primer empleo.

Pero a la clase de ayer no fue preparada. En un sobre anotó lo que más pudo durante la hora de entomología. Que solo en las glándulas salivales del mosquito hembra se concentra el virus, que el Aedes puede volar de 100 metros hasta un kilómetro, que solo pica en el día, que crece en aguas limpias, pero también en contaminadas...

El entomólogo Joubert Alarcón intentó resumir las microscópicas características del Aedes aegypti.

Lo hizo en solo una hora pues debía darle espacio al doctor José Dueñas. El epidemiólogo explicó los síntomas de la enfermedad -caracterizada por dolor retroocular y malestar general- y la forma de eliminar los criaderos en casa.

También habló brevemente sobre el uso del Bactivec, el biolarvicida cubano que Ecuador adquirió por USD 72 millones, para dos años. Ese producto será la principal herramienta que aplicarán quienes aprueben el curso.

Gary Vélez, otro de los aspirantes, es ingeniero químico y está desempleado. Eso por una parte, pues también dice que tuvo dengue y ahora quiere ayudar a prevenirlo. De su experiencia profesional ha investigado sobre el Bactivec, aunque no ha encontrado mucha información.

Según un comunicado de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) “los biolarvicidas son útiles en el control del dengue”. El organismo considera que ante el aumento de la resistencia a los larvicidas químicos (abate y otros usados en fumigación) está aumentando el uso de biológicos en las Américas, en especial el bacilo thuringiensis israelensis, que usa la farmacéutica cubana Labiofam para el Bactivec.

En una carta, Celia Riera, representante de la OPS en Ecuador, afirma que la organización recomendó al país sumar esta estrategia a su plan de control.

Desde hoy, los aspirantes del Snem recibirán cursos prácticos en el suburbio guayaquileño para aplicar el biolarvicida cubano. “Y el jueves darán la prueba final. Para Guayaquil hay 800 cupos”, explicó Efraín Beltrán, director del Snem.

Los 59 técnicos cubanos que llegaron a Guayaquil -como parte del convenio- dan asesoría. Así esperan replicar su metodología de ‘escuadrones’ contra el dengue, con visitas puerta a puerta.

La campaña de aplicación del Bactivec se intensificará desde la próxima semana. Hasta mientras, 18 casos de dengue se han registrado en Guayaquil y los cantones Durán y Samborondón, según el coordinador zonal de Salud 8, José María Palau.

Califique
2
( votos)