Tiempo de lectura: 3' 16'' No. de palabras: 529

La implantación de gestión de calidad y  aplicación de modelos  hizo a Pinturas Cóndor merecedora del premio Calidad Total
‘Con la C de calidad’ y ‘Calidad que vence al tiempo’, la compañía Pinturas Cóndor transmitió su filosofía hacia el cliente a través de varios eslóganes publicitarios.

Pero la C de calidad también se imprimía en varias fases como    producción,  tecnología,  logística y otras áreas,  porque la empresa se ha dedicado  a la gestión de calidad desde hace 43 años, con sus segundos dueños, la familia Seeling: Frank, Miguel y Patricia.

Lo primero que hicieron fue iniciar con los trámites de  los sellos de calidad Inen en 1998, después obtuvieron la certificación ISO 9001 versión 94, un conjunto de normas de calidad cuyo objetivo es reducir los rechazos en la producción, aumentar la productividad, generar mayor compromiso con los requisitos del cliente y mejorar continuamente.

“La ISO es el primer escalón para llegar a la excelencia”, dice Galo Montaño, ex presidente de la Corporación de Calidad Total, quien conoció los procesos de la empresa.

Para seguir subiendo peldaños, Cóndor creó un sistema de seguridad industrial relacionado con la contaminación ambiental y los riesgos profesionales. En el 2001 participó en el premio a la Calidad Total.

En ese año, no ganaron el premio ya que obtuvieron una puntuación de 344 sobre 500, 156 puntos por debajo del mínimo. Posteriormente, actualizaron algunas certificaciones  y, en el 2003, participaron por segunda ocasión y tampoco consiguieron la puntuación deseada. Pero luego de un nuevo esfuerzo, en este año, obtuvieron el premio.
Según Montaño, es una empresa que está lista para competir en todo nivel a escala internacional. “Estos son parámetros que hacen a cualquier compañía competitiva y Cóndor se ha transformado durante cinco años para conseguir excelencia en todo sentido”.

Los resultados siguen vigentes. Desde hace dos años se creó una Gerencia de Logística que coordina las compras nacionales, la producción y el servicio al cliente. Con eso llegaron al 96 por ciento de satisfacción al cliente. La compañía cuenta, además, con un Cuerpo de Bomberos propio que es entrenado física y técnicamente para atender cualquier accidente, dice  Giovanni Higuera, gerente de Mercadeo.  

La empresa se divide en Pinturas Cóndor, fábrica creada desde hace 60 años; Expocolor, la cadena de 21 almacenes de distribución creada  hace 25, y Pinturas 1,2,3, que es la fábrica de pinturas económicas que se abrió  hace cuatro años. La compañía cuenta con 322 empleados. Durante el año pasado, facturó un monto de 41 millones de dólares. 

“El producto es de excelente calidad y siempre entregan a tiempo”, dice Lidia Cervantes, una de sus distribuidoras desde hace siete años, quien compra 25 000 dólares al mes en producto. También los proveedores están satisfechos.

“Son clientes clase A y pagan a tiempo”, dice Jorge Wagner, jefe de Comercialización de Fadesa,  que  provee de tapas a Cóndor. Ésta   tiene el reto de alcanzar un nuevo premio.
Califique
2
( votos)