Tiempo de lectura: 2' 47'' No. de palabras: 449

Las cifras de pobreza en el país no registraron una variación significativa en el último año, según los datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

Según la entidad, la pobreza nacional en junio del 2013, se ubicó en 23,69%, lo que significó una caída de 1,66 puntos porcentuales respecto a junio del 2012.

"No existen diferencias significativas respecto a junio 2012", señaló el INEC en su informe, aunque destacó la reducción de la pobreza en el sector rural, donde la caída fue de 4,23 puntos en el último año, llegando ahora al 40,7%.

Para calcular este indicador, el INEC consideró pobres a las personas que registraron un ingreso diario menor USD 2,57.

Para Pablo Dávalos, analista económico, cuando las cifras de pobreza oscilan entre el 20 y 30%, una reducción mayor solo se logra aplicando políticas estructurales: cambio del modelo de propiedad de la tierra, mejoramiento de la dotación y calidad de empleo, ajustes en salarios nacionales, etc.

Para Wilson Araque, director del Área de Gestión de la Universidad Andina, pese a que la reducción es de apenas un punto, el Gobierno ha logrado mejoras importantes en estos años.

"La reducción podría ser mayor si se consiguiera mejorar la calidad de los puestos de trabajo y así reducir el desempleo. Con un empleo formal se mejoran los salarios y las condiciones de vida. Con mejores ingresos se va saliendo de la pobreza", comentó el catedrático.

También destacó la reducción en los últimos cuatro años de la pobreza extrema, pese a que en el último año bajó menos de un punto.

Estos resultados, indicó, se han logrado gracias a la aplicación de programas focalizados en sectores deprimidos de la población.

Con ello concuerda Pablo Dávalos, quien asegura que hay mayor liquidez en la economía de estas personas gracias a las ganancias que generan pequeños negocios aunque, también, a la entrega de subsidios como los bonos.

Ahora, la situación es diferente según las ciudades. Aquellas con mayor índice de pobreza, según el INEC, se encuentran, principalmente, en ciudades de la Costa: Guayaquil y Machala. Mientras que urbes como Cuenca y Quito se registran índices menores.

Esto, a decir de Dávalos, tiene relación con modelos de desarrollo distintos que se aplican en ambas regiones. En la Costa, por ejemplo, los excedentes salen al exterior o sirven para la compra de bienes suntuarios, mientras que en la Sierra hay un proceso de redistribución y de impulso de la producción para consumo local, que no se centra solo en lo agrícola.

imagen

Califique
2
( votos)