Tiempo de lectura: 1' 46'' No. de palabras: 284

La mañana de hoy corrió el rumor de que la comunidad de Íntag, en el occidente de Imbabura estuvo militarizada y que se habían producido incidentes entre los campesinos del sector, funcionarios de la Empresa Nacional Minera del Ecuador (Enami) y militares. En redes sociales hubo comentarios rechazando el supuesto hecho.

Sin embargo, en horas de la tarde  el Departamento de Comunicación de la Enami negó los hechos. En información publicada en medios estatales se dijo que técnicos de la empresa estatal acudieron hasta la localidad de Íntag para obtener muestras de aire, agua y suelo de la zona para realizar varios estudios que permitan conocer las condiciones de dichos elementos. Los técnicos estuvieron acompañados por miembros de Unidades de Policía Comunitaria, en dos patrulleros.

Este diario se contactó con Radio Íntag y con un representante del Complejo de Nangulbi, sitio de tránsito para los habitantes y visitantes de Íntag. En ambos lugares se desconocía sobre el supuesto incidente.

Por su parte, la Comisión Ecuménica de Derechos Humanos aseguró, a través de un comunicado, que​ "vehículos de la Enami y patrulleros policiales intentaron ingresar por la fuerza a realizar estudios de impacto ambiental en las zonas inteñas de Junín y Barcelona".

El tema minero es una preocupación en la comunidad. En febrero pasado, el Municipio de Cotacachi emitió un informe favorable a una solicitud de la Enami. Allí, la empresa estatal minera y Codelco, de Chile, están interesadas en iniciar la exploración de la cordillera de Toisán, situada en el occidente de Cotacachi. En la zona se intenta determinar la existencia de cobre.

Califique
2
( votos)