Maya, una Yorkshire Terrier de cuatro meses, se perdió en el sector La Granja el 20 de junio. Foto: Cortesía Carolina Salazar Urresta.

Maya, una Yorkshire Terrier de cuatro meses, se perdió en el sector La Granja el 20 de junio. Foto: Cortesía Carolina Salazar Urresta.

Ayuda a Maya a volver a su casa

Redacción Narices Frías (I)

El 20 de junio de 2016 Maya desapareció de su casa en el sector La Granja. “La chica que nos ayuda con la limpieza dejó la puerta abierta y se salió”, cuenta su dueña Carolina Salazar. Luego de buscarla por varias horas en el sector no la encontraron. Maya no tiene collar ni placa, lo que dificulta su búsqueda. Es una yorkshire terrier de cuatro meses de edad.

Un vecino le comentó que un auto había parado y la había recogido de la calle. La persona que manejaba el vehículo habría dicho que iba a publicar las fotografías de la perrita en Facebook para devolverla a su dueña, pero hasta la fecha Carolina no ha encontrado ninguna publicación.

Maya llegó a la casa de Carolina luego de la muerte de su schnauzer Poiff. El can había sido un regalo de su madre y tenía una conexión muy fuerte con él. Cuando envejeció y falleció, Carolina entró en una profunda depresión. “Al principio yo había decidido no volver a tener un perro por el dolor que había tenido”, dice. Pero con el paso de los días una amiga le animó a hacerlo. “Me dijo que me ayudaría a sentirme mejor”, agregó.

Maya toma medicinas cada cuatro horas. Su familia pide que se la devuelvan para poder continuar con su tratamiento. Foto: Cortesía Carolina Salazar Urresta

Pocas semanas antes, la perra de una amiga de Carolina  había tenido cachorros y, finalmente, Carolina decidió darse una nueva oportunidad. Encontró en ella un apoyo y una nueva alegría. Su nombre también es especial. Debido a que Poiff fue un regalo de su madre, ella quería que su nueva cachorra tenga algo que ver con esa relación. Encontró que el origen del nombre Maya es griego y que significa ‘madre’.

Maya tiene cuatro meses, es juguetona y activa. Además de extrañarla en su casa, Carolina está preocupada por su salud. La perra debe tomar medicinas cada cuatro horas para la epilepsia. “Quien la tenga no va a saber cómo cuidarla ni lo que necesita”, explica. Tampoco está vacunada pues su sistema inmunológico estaba muy débil.

La perra todavía no ha sido esterilizada y a su familia le preocupa que la utilicen para reproducción o permitan que se quede preñada sin cuidado porque puede causarle graves problemas. Por eso piden que les ayuden a encontrarla. Además ofrecen una recompensa para la persona que les devuelva a la cachorra.

Si tienes información de Maya puedes comunicarte con Carolina a los teléfonos 098 438 3364 / 098 068 6037 / 098 064 0637 / 098 546 3459 o enviarnos un mensaje a mascotas@elcomercio.com.