Algunas empresas ofrecen el servicio de traslado en cabina sin importar el tamaño.

Algunas empresas ofrecen el servicio de traslado en cabina sin importar el tamaño. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

Cinco pasos para evitar dolores de cabeza al viajar con mascotas

Gabriela Castellanos 
Redactora (I)

Antes de viajar en avión con una mascota, es necesario asesorarse sobre los documentos y regulaciones de cada aerolínea. También hay que prepararse para cumplir las normas de cada destino.

El primer paso son los permisos de salida del Ecuador. Este trámite se realiza en las oficinas de Agrocalidad y tiene algunos requisitos: carné de vacunas, certificado de salud de la mascota (obtenido con un médico veterinario del Ecuador), inspección clínica por parte de un inspector de Agrocalidad y pago del permiso zoosanitario, según el tarifario vigente.

Una vez cumplidos estos pasos, se emite el certificado zoosanitario de exportación, según Francisco Enríquez, de The Animal Transport.

Esta agencia se dedica al traslado de animales de compañía y a obtener los papeles y permisos necesarios. De esta forma, los dueños no deben preocuparse por nada.
Lo siguiente es cumplir los requisitos del país de destino. Estados Unidos, Canadá y Europa son los más frecuentes. Para Estados Unidos, por ejemplo, se necesitan certificado de salud en inglés y carné de vacunas. La de la rabia debe ser aplicada al menos 30 días antes del vuelo.

Para Europa se requiere un examen de serología sanguínea, que analiza los anticuerpos neutralizantes de rabia. Esta prueba solo se realiza en Estados Unidos, Alemania y Chile. La entrega de resultados puede tomar hasta 30 días.

Una vez que se tienen todos los documentos, hay que decidir si el animal va a viajar en cabina o en cargo. Cada aerolínea tiene políticas sobre el tamaño y peso de los animales que se permiten en sus vuelos.

“Para evitar escapes y pérdidas, las mascotas viajan con nosotros en la cabina. También evitamos el estrés de estar en un ‘kennel’ ocho horas antes del vuelo”, agrega Gabriela Páez, quien también realiza el servicio de transporte de mascotas. Esto se logra con personal especializado y certificado. Pero no todas las aerolíneas permiten el traslado en cabina para los viajes.

Para evitar accidentes en el aeropuerto o en el vuelo, se recomienda no dar de comer o de beber a las mascotas por lo ­menos ocho horas de antici­pación al vuelo.

En los vuelos también se permite el ingreso de animales de asistencia y de soporte emocional. Viajar con ellos no tiene costo en la mayoría de casos, y se necesita documentación adicional que certifique la necesidad del dueño de viajar con su mascota.

Otro requisito es notificar a la aerolínea con 48 horas de anticipación del viaje con su mascota. De esa forma, esta podrá brindar las facilidades necesarias y se evitarán inconvenientes antes y durante el vuelo.