Habilidades sociales, temperamento, preferencia por actividades físicas e incluso tendencias políticas separan a los amantes de los perros y gatos. Foto: Pixabay.

Habilidades sociales, temperamento, preferencia por actividades físicas e incluso tendencias políticas separan a los amantes de los perros y gatos. Foto: Pixabay.

Este test te dirá si deberías tener un perro o un gato como mascota

Te invitamos a averiguar qué animal de compañía tiene más similitudes con tu personalidad en el siguiente test:

Se dice que los perros se parecen a sus dueños, pero parece ser que esta afirmación también funciona para el caso de los gatos. Varias investigaciones sobre las relaciones entre animales y seres humanos concluyen que la preferencia de canes o felinos revela elementos de la personalidad de las personas. Esto no quiere decir que una persona que prefiere a los perros deba tener un gato aunque su personalidad se le parezca más.

Las personas que prefieren a los perros tienen más empatía por las actividades sociales. Fiestas y reuniones son parte de la vida de quienes tienen un can en casa.

Así lo establece Marco Moreno, médico veterinario especialista en pequeñas especies. Él afirma que estos animales tienen más facilidad de hacer amigos que los gatos.

Al contrario, los felinos prefieren los espacios más tranquilos. “Los gatos son más solitarios e independientes; no les gusta estar rodeados de muchas personas”, dice Moreno.

El orden y la limpieza también son factores a considerar. Un perro, por lo general, será más activo y podrá causar más desorden en casa, mientras que un gato es más aseado. “Pasan mucho tiempo acicalándose y prefieren los ambientes limpios”, cuenta el especialista veterinario.

Las tendencias políticas también estarían reflejadas en los gustos por las mascotas. Un sondeo de la revista Time mostró que los liberales tienden a preferir a los gatos como mascotas. Al contrario, los perros eran más apreciados por las personas de la corriente conservadora.

Un estudio de la Universidad de Texas en Austin, Estados Unidos, demostró una relación entre la preferencia a los gatos con una mayor apreciación del arte y la creatividad. La investigación indicó que las personas que prefieren a los felinos eran 11% más abiertas que quienes preferían a los perros. Este rasgo, dice el estudio, está asociado a la “no convencionalidad”, es decir, al arquetipo de tener un perro como parte de la familia.

Finalmente, Gabriela Pacheco, médica veterinaria, explica que los perros tienen una personalidad más competitiva que los gatos. Un estudio publicado en la revista Anthrozoos examinó algunos rasgos relacionados a la dominación social con respecto a la identificación con perros o gatos.

El resultado sorprendió: la investigación mostró que las personas que prefieren a los felinos tenían puntajes bajos en competitividad, narcisismo y dominancia interpersonal. Esto va en contracorriente de lo que usualmente se piensa de estos animales, considerados territoriales y maquiavélicos.