terremoto
  • Su padre murió en el terremoto, pero logró salvar a su perrita
    Camila sobrevivió 6 días bajo los escombros. Es una perrita chihuahua rescatada de un edificio que colapsó durante el terremoto de México del pasado 19 de septiembre de 2017, protegida por su dueño, quien sí falleció en el lugar.
  • Frida, una perra mexicana que salva vidas tras el terremoto de 7.1
    Esta labrador dorada de seis años tiene mucha experiencia en rescates. En su hoja de vida suman, hasta el momento, 52 nombres de personas que fueron salvadas en distintos desastres naturales.
  • Cratos y Lucky colaboran en tareas de rescate en México
    Los 15 bomberos del Grupo de Búsqueda y Rescate Urbano (USAR) que viajaron a las 05:00 de este jueves 21 de septiembre a México también contarán con el apoyo de dos canes rescatistas.
  • Bomberos rescatan perro atrapado en los escombros tras terremoto de Italia
    Los Bomberos italianos le salvaron la vida a un perro que se había quedado atrapado en los escombros de un edificio en Norcia (Italia). El can permaneció allí desde el domingo 30 de octubre de 2016, cuando un terremoto de 6,6 grados en escala de Richter golpeó el centro del país.
  • Los 'ángeles' que se preocupan por los perros y gatos de Pedernales
    Vagabundo está acostado en una esquina de una habitación en donde hasta las 18:58 del pasado 16 de abril funcionaba la sala de velaciones de Pedernales. Tiene una cinta blanca que cubre parte de su mejilla y su oreja derecha. Allí tenía una gusanera que le fue retirada después de acudir a un albergue temporal para mascotas, tras la llegada del terremoto.
  • Familia quiteña adoptó un gato que sobrevivió al terremoto
    Jama fue uno de los cantones afectados de Manabí luego del terremoto, de 7.8 grados de magnitud del pasado 16 de abril. Un día después de la emergencia, el coronel de la Policía Javier Buitrón llegó a ese sitio para coordinar las acciones del Centro de Operaciones de Emergencia (COE). Junto con él viajaron sus hijos, Georgie y Matthew, de 18 y 17 años, quienes estuvieron allí como voluntarios para ayudar a los damnificados.
  • Calceto, uno de los sobrevivientes necesita ayuda
    Luego del terremoto, varias organizaciones de bienestar animal se pusieron en marcha para ayudar a los otros afectados por el sismo. La Fundación Camino a Casa llegó a Portoviejo la semana pasada. El 20 de abril recorrieron la ciudad en busca de animales que pudieron resultar heridos, pero no encontraron uno solo. “En desastres como un terremoto, su instinto es esconderse”, dijo la organización en un comunicado. El mismo día llegaron a Calceta y ayudaron a varias personas. Una de ellas les comentó de un hombre que rescata animales. Así llegaron a Tedy Pinargote, quien cuidaba cuatro animales rescatados. Uno de ellos era Calceto.
  • Vínculo con mascotas trae un ‘respiro’
    Se escuchan ladridos en medio del polvo, se ven patitas sobre los escombros, cientos de perros deambulan perdidos, ellos también configuran otro universo vivo que se halla en crisis tras el terremoto.
  • Max, el sobreviviente, ya encontró a una familia
    Uno de los afectados por el terremoto del pasado sábado 16 de abril de 2016 fue Max. Su imagen circuló por redes sociales y conmovió los corazones de los internautas por más de tres días. Durante ese tiempo, el can permaneció entre los escombros de una casa en Manta esperando a sus dueños.
  • Casas emergentes se construyen con cartón reciclado
    Además de los seres humanos, los animales también han sido víctimas del desastre. El terremoto que sacudió la costa ecuatoriana el sábado 16 de abril de 2016 destruyó miles de viviendas, muchas de ellas albergaban animales de compañía.
  • Amigos peludos al rescate en Manabí
    Rostin, un perro de tres años, ayudó a rescatar a tres personas que quedaron atrapadas entre los escombros del terremoto del sábado 16 de abril de 2016, en Manta. Bajo la guía del cabo primero Eddy Paccha, del Grupo de Operaciones Especiales de Azuay, olfateó en medio de los edificios destruidos hasta encontrar señales de vida.
  • Conoce a Lobo, uno de los rescatistas caninos
    A penas supo de la tragedia, Samuel Sánchez supo que debía ir a ayudar. Su perro de tres años, Lobo, sería de gran ayuda para buscar a las víctimas entre los escombros de las viviendas y edificios que se derrumbaron tras el terremoto que sacudió la costa ecuatoriana.
  • Perros policías viajan a Manabí para entretener a niños en albergues
    En medio de la tragedia, el Centro Regional de Adiestramiento Canino (CRAC) intentará sacar unas sonrisas a los niños que permanecen en los albergues instalados tras el terremoto que azotó a la costa del Ecuador el sábado 16 abril de 2016.