En las ‘fábricas de cachorros’ los animales viven en malas condiciones. Tienen problemas de salud, desnutrición y están expuestos a enfermedades. Foto: Flickr Mónica PC.

En las ‘fábricas de cachorros’ los animales viven en malas condiciones. Tienen problemas de salud, desnutrición y están expuestos a enfermedades. Foto: Flickr Mónica PC.

San Francisco le declara la guerra a las ‘fábricas de cachorros’

Redacción Narices Frías (I)

Una gran noticia para los grupos animalistas de California llegó el día de San Valentín. El gobierno local de la ciudad de San Francisco votó a favor de la prohibición de ventas de cachorros no rescatados en tiendas de mascotas.

Este sería un paso para combatir los criaderos y ayudar a encontrar hogares para los miles de animales que llegan a los refugios cada año. La noticia la dio a conocer la supervisora  del gobierno de San Francisco, Katy Tang en su perfil de Facebook.

“Los perros y gatos que se venden en las tiendas de mascotas a menudo vienen de criaderos inhumanos que explotan a los animales sin importar su salud o bienestar”, escribió la promotora de la iniciativa. Estos animales viven en jaulas pequeñas, no son bien alimentados y sufren de varias enfermedades.

La votación fue unánime y con ella lograrán hacer una enmienda en la regulación de salud. Ciudades como Los Ángeles, San Diego, Chicago, Filadelfia, Boston y Austin ya lo han hecho anteriormente.

En una nota de prensa del medio SFBay , Amy Jesse, representante de la Humane Society, explicó que esa entidad trabaja diariamente para detener los criaderos. “De todas las medidas que se pueden tomar, apoyar la legislación que corta las cadenas de venta de los criaderos es lo más efectivo”, argumentó.

La organización calcula que en los Estados Unidos existen más de 10 000 criaderos que producen 2 400 000 cachorros al año. Los animales que provienen de criaderos suelen ser más propensos a desarrollar enfermedades por la falta de cuidados.

A pesar de esto, las tiendas de mascotas mienten sobre el estado de salud de los cachorros y, luego de un tiempo, los nuevos dueños se dan cuenta de que los perros y gatos están muy enfermos.