Existen causas médicas y de comportamiento que explican los motivos por los cuales los perros comen heces. Foto: Pexels.

Existen causas médicas y de comportamiento que explican los motivos por los cuales los perros comen heces. Foto: Pexels.

¿Tu perro come heces? Aquí te contamos las razones

Redacción Narices Frías (I)

Este desagradable hábito es un dolor de cabeza para muchas personas que tienen perros. Esta conducta es muy problemática sobre todo cuando los animales son considerados miembros de las familias y tienen una relación cercana con los humanos.

La verdad es que es algo que no se puede dejar de lado pues las heces contienen bacterias que pueden ser muy perjudiciales para la salud de los niños y los adultos. Es decir, este comportamiento debe ser corregido lo más pronto posible. Pero antes de conocer cómo hacerlo hay que dar un vistazo a las posibles causas.

Un estudio de la American Veterinary Society of Animal Behaviour en 2012 encontró que uno de cada seis perros mantiene esa conducta consistentemente. Por otro lado, uno de cada cuatro canes lo hicieron una o dos veces.

¿Qué es la coprogagia?

La ingesta de excrementos o coprofagia existe en muchas especies y también en los seres humanos.. En estos últimos se han reportado casos en pacientes con esquizofrenia, depresión y trastorno de Pica (una compulsión por alimentarse con cosas no comestibles como tierra, arena y sí, excrementos). En los animales se puede encontrar en insectos, roedores, elefantes, koalas, hipopótamos, chimpancés y gorilas, explica el sitio especializado en medicina veterinaria PetMD

En los perros y gatos, las hembras que han tenido cachorros suelen lamer la parte trasera de sus bebés para estimular la defecación y la micción (orina). Además, se comen las heces para evitar la contaminación con bacterias del lugar donde viven sus crías.

¿Por qué los perros comen heces?

La coprofagia puede tener una raíz médica que hay que atender. Un déficit en la absorción de nutrientes puede llevar a la coprofagia, según un artículo de la doctora Debra Horwitz, del Hospital Veterinario VCA. “Darles una dieta poco digerible, alimentarlos en poca cantidad, parásitos, deficiencias en enzimas digestivas, malnutrición y deficiencias de vitaminas y minerales son algunas causas posibles”, asegura la especialista.

Además de causas médicas puede existir un factor de comportamiento. Según el American Kennel Club , esta conducta puede estar relacionada a la falta de atención, encierro y ansiedad. ¿Qué hacer? Es sumamente importante encontrar la causa de este comportamiento y corregirlo. Aquí te indicamos cómo hacerlo.

¿Qué hacer cuando tu perro tenga esta conducta? 

1) Visita a tu veterinario de confianza. Explícale lo sucedido y pídele que le haga un examen general. También deberá investigar si tu mascota tiene parásitos o déficit en vitaminas, minerales o enzimas digestivas.

2) Si tu mascota no tiene un problema médico puedes intentar cambiando el tipo de comida. Los residuos de algunas marcas no son tan palatables (de buen sabor) para los perros.

3) Analiza si le estás dando suficiente atención a tu perro. Es importante que salga a caminar y que pase tiempo de calidad contigo. Entrénalo para que obedezca órdenes como ‘suéltalo’ y ‘ven’. Si observas que está a punto de comerse sus excrementos llámalo y direcciónalo a otra actividad.

4) Recoge sus excrementos siempre, incluso del jardín. Así evitarás que tenga tentaciones. Una forma fácil de hacerlo es con horarios consistentes de alimentación y eliminación para que no debas pasar el día vigilando a qué hora defeca tu mascota.