La salivación excesiva y la tendencia a morder son algunas señales. Foto: Wikicommons.

La salivación excesiva y la tendencia a morder son algunas señales de la rabia. Anualmente, el 28 de septiembre, se conmemora el día contra esta enfermedad Foto: Wikicommons.

Cuatro preguntas y respuestas sobre la rabia

Gabriela Castellanos
Redactora (I)

Cada 28 de septiembre se conmemora el día contra la rabia. El objetivo es concienciar a la población sobre la importancia de inmunizar y prevenir esta mortal enfermedad. Al ser los perros los principales vectores de transmisión, la atención prioritaria está focalizada en ellos. Anualmente los gobiernos y municipios organizan campañas de vacunación masiva para evitar el aparecimiento de rabia.

¿Qué es la rabia?

La rabia es una enfermedad viral que puede ser mortal y afecta al sistema nervioso de los mamíferos. El principal incubador y transmisor es el perro, pero hay otras especies que se ven afectadas o pueden ser agentes de transmisión.

La rabia es causada por el rhabdovirus, que es muy sensible al calor, a los detergentes, jabones, desinfectantes, y no puede sobrevivir demasiado tiempo fuera del cuerpo de un sujeto infectado.

¿Cómo puedo identificar la rabia en mi mascota?

Algunos síntomas son el comportamiento agresivo, la tendencia a morder, la salivación excesiva, la aversión al agua, las pupilas dilatadas, las convulsiones e incluso la parálisis. Los animales fallecen en el transcurso de los 10 días posteriores al aparecimiento de los primeros síntomas.

También pueden presentar letargo, pérdida de apetito o no presentar señales de enfermedad en lo absoluto. Por otro lado, la sintomatología presentada puede no estar vinculada a la rabia y ser indicadora de obstrucciones en la garganta o envenenamientos. “No existen exámenes para diagnosticar, por eso se da el tratamiento preventivo para estos casos”, explica Alejandra Villa, médico veterinaria.

¿Mi animal de compañía me puede contagiar?

La rabia es una enfermedad zoonótica, es decir, que puede transmitirse hacia los humanos. El contagio se produce a través de la saliva del infectado sea por mordeduras o por el contacto con las membranas mucosas como nariz, boca y ojos.

Una vez que los síntomas aparecen, no hay tratamiento y la enfermedad se vuelve fatal, según la Organización Mundial de la Salud. Sin embargo, el período relativamente largo de incubación permite dar una terapia inmediatamente luego del contagio que puede salvar vidas. Para esto es necesario que el ser humano o el animal, que se sospecha infectado, reciba la vacuna inmediatamente.

¿Cómo puedo prevenir que mi perro o gato se infecte?

La vacunación de animales de compañía es parte de la responsabilidad de los dueños con respecto a sus mascotas y de la ciudadanía con la fauna urbana de su localidad. Se debe inmunizar a partir de las 12 semanas, cuando las defensas de los cachorros son suficientemente buenas. “Se recomienda desparasitar antes de aplicar la inyección. Si la mascota está recibiendo tratamiento por alguna otra enfermedad, se debe posponer”, indica la especialista.