Carter, de ocho años, y Rowdy, de 13, fueron diagnosticados con vitiligo. Foto: Instagram @white_eyed_rowdy

Carter, de ocho años, y Rowdy, de 13, fueron diagnosticados con vitiligo. Foto: Instagram @white_eyed_rowdy

Perro ayudó a niño con su misma enfermedad a salir de la depresión

Redacción Narices Frías (I)

Carter Blanchard y el perro Rowdy comparten más que una simple amistad. El can llegó en el momento preciso a la vida del niño, cuando estaba sumido en una profunda depresión.

A sus seis años fue diagnosticado con vitiligo, una condición degenerativa de la piel en la que pierde la pigmentación y aparecen manchas blanquecinas en el cuerpo. En el caso de Carter, la primera mancha apareció en su rostro, reportó el medio estadounidense ABC News.

Lejos de lo que Carter esperaba, la mancha no solo no desapareció. Creció y se multiplicó. Así como su piel perdía su coloración natural, la confianza del pequeño disminuyó. “La primera cosa que me decía cuando se subía al carro para ir a la escuela era que odiaba su cara y odiaba la forma en la que se veía”, contó su madre al medio.


Entonces sucedió algo inesperado. Su familia conoció la historia de Rowdy, un labrador retriever negro de 13 años, que fue diagnosticado con la misma enfermedad el mismo año que Carter. Su madre compartió las fotografías con su hijo inmediatamente y supo que tenían que conocerlo.

Rowdy vivía en Oregon y Carter en Arkansas. Se contactó con Niki Umbenhower y le contó lo sucedido. Ella accedió al encuentro encantada. Solo había un problema, la madre de Carter no tenía dinero suficiente para el viaje. Pensó en pedir un préstamo.

Sin embargo, alguien se adelantó. De forma anónima le donaron USD 5000 para cubrir el viaje. Cuando se conocieron, el niño no dejó de abrazar y acariciar al animal. “Han estado juntos desde entonces”, contó la dueña del perro a la cadena.


Ahora Carter volvió al colegio y tiene mejor autoestima. Ya no le importa su apariencia y espera con ansias volver a ver a su peludo amigo. Pero desafortunadamente Rowdy sufrió un ataque hace dos semanas.

“No hemos podido sacarlo de casa. En las últimas dos semanas no ha podido levantarse del piso por sí solo, está desorientado (demencia), se cae todo el tiempo, parece que está perdiendo la vista y necesita muchos cuidados médicos”, dice el mensaje de la página que recauda fondos para ayudarlo.