Kenny fue atropellado y necesitó dos cirugías para recuperarse. Foto: Cortesía.

Kenny fue atropellado y necesitó dos cirugías para recuperarse. Foto: Cortesía.

Kenny debe USD 865 por su atención veterinaria

Redacción Narices Frías (I)

A sus nueve meses de edad ya tiene una deuda que le es imposible pagar. Kenny es un french poodle que fue abandonado en Quito. Pero su mala suerte no termina ahí, fue atropellado cerca del Hospital del Sur y ese accidente le causó la fractura de una de sus patas delanteras.

La organización Patitas Callejeras se hizo cargo de él. A finales de marzo se realizó una cirugía para colocar una placa que una y sujete los huesos fracturados. Lo operó Holger Altuna, médico veterinario especialista en traumatología, que colabora frecuentemente en los casos de animales atropellados. La primera cirugía tuvo un costo de USD 500.

Parecía que todo mejoraba para este pequeño. Salió de la clínica y se estaba recuperando. Incluso habían empezado a buscar una familia para él, pero entonces algo sucedió. Sus huesos estaban muy débiles por la desnutrición, así que la placa no aguantó y se rompió.

Ahora está tomando calcio y multivitamínicos para mejorar las posibilidades de su recuperación, cuenta América Freire, fundadora de Patitas Callejeras. La opción era una sola. Tenían que volver a operarlo para salvar su patita y así fue. El 13 de abril nuevamente fue ingresado en la Clínica Brasil para una nueva operación. En esta ocasión se colocó un fijador externo.

Mientras Kenny se recuperaba, las preocupaciones de la organización crecían, pues hasta ese momento no habían recibido una sola donación para el animal. El costo de la segunda operación fue de USD 150.

Kenny está en recuperación luego de su segunda operación. Foto: Cortesía

Kenny está en recuperación luego de su segunda operación. Foto: Cortesía


Gracias a algunas donaciones, Kenny pudo pagar la segunda cirugía, pero la primera – y la más alta- continúa impaga. El jueves 20 de abril ya fue dado de alta, pero todavía debe permanecer bajo cuidados especiales hasta que su pata sane por completo. Entonces se buscará una familia apropiada.

Además de los USD 500 de la primera cirugía, Kenny necesitó varios exámenes y placas de rayos x. También estuvo varios días hospitalizado, recibió un baño medicado, se le hizo una ecografía, fue vacunado, desparasitado y esterilizado. También fueron necesarios varios medicamentos. Todo esto suma USD 865.58 y Kenny debe cancelarlo lo más pronto posible.

Patitas Callejeras está buscando padrinos que ayuden a este perrito a pagar su deuda. Se pueden hacer donaciones en la Clínica Brasil, donde también se puede conocer su factura y todo lo que se utilizó para curarlo. Si estás interesado en ayudar puedes comunicarte con la fundación en su blog  para conocer más datos.