Cathleen, un cruce de gran pirineo, caminó 64 kilómetros de Prague a Seminole en Oklahoma para buscar a su familia. Foto: Facebook Seminole Humane Society / Seminole Animal Shelter

Cathleen, un cruce de gran pirineo, caminó 64 kilómetros de Prague a Seminole en Oklahoma para buscar a su familia. Foto: Facebook Seminole Humane Society / Seminole Animal Shelter

Perra caminó 64 kilómetros para buscar a la familia que la abandonó

Redacción Narices Frías (I)
mascotas@elcomercio.com

Cathleen vivió seis años con una familia en Seminole, una localidad en Oklahoma, Estados Unidos, pero hace algunos meses sus dueños la abandonaron. Se mudaron de casa y no se la llevaron. 

La perra no entendió por qué de un día para otro ya no estaba con su familia. La dejaron con unos conocidos en Prague, a 32 kilómetros de su antiguo hogar. Allí debía esperar a que sus nuevos dueños la retiren.

Pero Cathleen no estaba de acuerdo y regresó caminando. Extrañaba tanto a su familia que, luego de que la llevaran nuevamente a Prague, volvió a escapar.

En total caminó 64 kilómetros para estar con su familia, pero ellos aseguraron que ya no la podían cuidar, según informó la Seminole Humane Society (SHS) en su página de Facebook. Para evitar que tenga un accidente o se pierda, la organización decidió intervenir para encontrarle un hogar definitivo y seguro.

La pequeña, un cruce de gran pirineo, extraña a su familia, según sus rescatistas. Iniciaron la búsqueda de una casa que pueda tenerla por el resto de su vida. Afortunadamente, recibieron cientos de aplicaciones de personas interesadas en adoptarla.

Finalmente se fue con su nueva familia a Texas. Ya conoció a los otros perros de la familia y está acostumbrándose a la nueva rutina. Ellos la vigilan constantemente y se esfuerzan por devolverle la alegría que perdió, concluyó la SHS.