Una asociación estadounidense se encarga de velar por la seguridad de los animales en la filmación. Foto: Pixabay.

Una asociación estadounidense se encarga de velar por la seguridad de los animales en la filmación. Foto: Pixabay.

Las películas deben cumplir requisitos para utilizar animales en las grabaciones

Redacción Narices Frías (I)

El uso de animales para el entretenimiento es una actividad que se realiza desde hace décadas. En el cine se ha capturado imágenes de estos seres vivos para mostrar su relación con el ser humano, especialmente cuando se trata de animales de compañía.

Sin embargo, no fue sino hasta 1939, con el estreno del filme ‘Jesse James’ que se pensó en los derechos de los animales en los sets de grabación. La protesta generada por la muerte de dos caballos durante la producción de la película puso bajo la lupa la necesidad de precautelar sus vidas.

Desde ese entonces la American Humane Association (AHA) se encarga de velar que se cumplan normas de bienestar animal en los sets estadounidenses. Las películas que cumplen con esos requisitos obtienen una certificación que se incluye al final de los créditos: “Ningún animal resultó herido en la filmación de esta película”.

Durante la preproducción del filme, el equipo debe contactar a la AHA y notificar que se utilizarán animales para el rodaje. Deberán entregar una copia del guión, los nombres de los adiestradores y veterinarios, una lista de locaciones y condiciones ambientales para las grabaciones y la lista del elenco que participará.

Además, deben entregar los datos de los animales que se utilizarán y sus certificados de salud y vacunas al día. La producción deberá realizar charlas informativas sobre el manejo seguro de los animales a todo el equipo de producción. La AHA requiere que uno de sus representantes supervise las grabaciones.

Durante el rodaje los animales deben contar con agua y un espacio de sombra y descanso en todo momento. La fauna que participe debe estar socializada y entrenada adecuadamente y estar siempre bajo supervisión. No se pueden incluir animales en celo en las grabaciones.

Para cada escena en la que participe un animal se debe realizar un ensayo previo para asegurar que se sientan cómodos y no tengan estrés o angustia. En las escenas consideradas como peligrosas, debe preferirse el uso de animaciones. Además, los entrenadores deben estar presentes en todo momento.