Nani tiene aproximadamente dos años y es de tamaño pequeño. Foto: Cortesía.

Nani tiene aproximadamente dos años y es de tamaño pequeño. Foto: Cortesía.

Sus dueños la abandonaron al cambiarse de casa pero Nani todavía puede ser feliz

Redacción Narices Frías (I)

Nani tenía una familia, era feliz y pensó que viviría así para siempre. Pero todo cambió cuando sus humanos decidieron cambiarse de casa. De repente se encontró en la calle, sin comida, sin su cama y sin las personas que ella amaba. Tenía solo seis meses.

Perdida y asustada, tuvo que sufrir el maltrato y la indiferencia de varias personas. Otras con corazones nobles la ayudaron. Le alimentaban y le hacían alguna caricia. Pero nadie se animó a adoptarla. En ese momento la organización Paraíso Huellas conoció su historia y decidió hacerse cargo.

La pequeña estaba desnutrida, infestada de pulgas y su pelaje estaba lleno de motas. Poco a poco fue recuperando peso y recibió un corte de pelo. Detrás de esas capas de pelo enredado se escondía una perrita sumamente cariñosa, juguetona, sociable y muy tierna, dice Ivanna Suasnavas, miembro de la organización.

Los cachorros Leo, Kiss, Pirata y Becky también necesitan una familia. Foto: Cortesía.

Los cachorros Leo, Kiss, Pirata y Becky también necesitan una familia. Foto: Cortesía.

Mientras vivía en la calle, Nani se quedó preñada. Tuvo seis hermosos cachorros y dos ya encontraron hogares responsables. Los otros cuatro todavía están esperando una familia. Acaban de cumplir tres meses y serán de tamaño mediano. Nani también necesita un final feliz.

Si te interesa adoptar a Nani o alguno de sus cachorros puedes comunicarte con la fundación en su página de Facebook. También puedes enviarnos un mensaje con tus datos de contacto a mascotas@elcomercio.com.