Abuelito fue rescatado al sur de Quito luego de ser atropellado. Aunque se hizo todo lo posible para salvarlo, sus rescatistas tomaron la decisión de dejarlo descansar y así liberarlo del sufrimiento. Foto: Facebook Patitas Callejeras Ecuador.

Abuelito fue rescatado al sur de Quito luego de ser atropellado. Aunque se hizo todo lo posible para salvarlo, sus rescatistas tomaron la decisión de dejarlo descansar y así liberarlo del sufrimiento. Foto: Facebook Patitas Callejeras Ecuador.

La muerte de Abuelito enseña lo que causa el abandono de un animal

Redacción Narices Frías (I)

Abuelito, un cocker de 12 años rescatado al sur de Quito, probablemente tuvo una familia. Esa es la única explicación que encuentran sus rescatistas a la tristeza infinita que terminó con su vida. Fue atropellado y, afortunadamente, alguien lo puso a salvo el pasado viernes 8 de diciembre de 2017.

No es la primera vez que un perro de avanzada edad resulta herido en un accidente de tránsito, pero sí una de las pocas veces que su recuperación no se logra porque el animal ya no quiere vivir. Para Patitas Callejeras, la organización que lo cuidó, es el segundo caso en 26 años de trabajo.

Al llegar a la Clínica Veterinaria Bóxer, donde recibió atención veterinaria de emergencia, los médicos vieron que su cuadro era complicado. Tenía hiperplasia prostática, lo que le impedía orinar, y presentaba fracturas en sus patas traseras. Además se encontró que tenía un soplo en el corazón y estaba desnutrido.

Para sanarlo le colocaron medicación intravenosa. Ayer, 10 de diciembre, su condición no mejoraba. Dejó de comer, dejó de tomar agua, y ya no intentaba pararse. Lo único que lo mantenía con vida era un suero intravenoso. Patitas Callejeras tuvo que tomar la decisión de dejarlo descansar.

“Conscientes de que parte del bienestar animal es evitar el sufrimiento innecesario en un animal hemos procedido a autorizar su eutanasia”, contó América Freire, fundadora de Patitas Callejeras. “El abandono causa una enorme depresión en un animal, al punto de que nada de lo que humanamente hagamos logra sanar las heridas de su corazón”, puntualizó.