Una película animada generó un mundo de fantasías con respecto al comportamiento de los animales en soledad. Foto: Pixabay.

Una película animada generó un mundo de fantasías con respecto al comportamiento de los animales en soledad. Foto: Pixabay.

Cómo es la verdadera 'vida secreta de las mascotas'

A nadie le gusta dejar durante muchas horas a sus mascotas, pero debido a las exigencias diarias, algunos animales pasan mucho tiempo en soledad. Encontrar el tacho de basura revuelto o la ropa desordenada son algunas de las típicas travesuras que realizan. Pero ¿qué hacen realmente los animales cuando no están siendo custodiados?

Para muchos la curiosidad llevó a grabar a sus mascotas haciendo de las suyas mientras no están bajo supervisión de sus cuidadores. Tal fue el caso de la película 'La Vida Secreta de tus Mascotas', de Universal Pictures, que recrea las aventuras que emprenden cuando no son vigilados, o el fotógrafo Maija Astikainen que retrato a canes mientras esperaban que su dueños regresen a casa; algunos relajados, otros un tanto tristes.

En un estudio publicado en Journal of Veterinary Behaviour, científicos de la Universidad degli Studi de Milan y la Universidad de Montreal analizaron la conducta de 30 perros de diferentes razas y edades a los que se los dejó solos durante 90 minutos. En la mayoría del tiempo se dedican a dormir y comer.

Los expertos coincidieron en que aunque sean perros o gatos adultos estos actúan como niños. Y cuando no están bajo supervisión puede que rompan las reglas impuestas por sus cuidadores. "Lo hacen por instinto, solo necesitan ocupar su tiempo con actividades", sostuvo Marta Amat, profesora del Máster en Etología Clínica de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Actitud pasiva

De acuerdo a la investigación, la candidez de los animales duró 22 minutos de los 90 que estuvieron en observación."Generalmente duermen todo el tiempo porque no están siendo estimulados", detalló la veterinaria Carolina Chávez.

Suelen recostarse en su cama  o algún sitio donde se sientan cómodos como puede ser el sillón o la cama de su dueño. Cuando sienten estrés optan por "anidar" junto a los objetos que le den seguridad y protección.

Los felinos también adoptan está actitud de descanso y uno de sus lugares predilectos para hacerlo es junto a algún ventanal o fuente de luz.

Atención al entorno


En contraposición, durante el experimento los perros dedicaron 9 minutos a observar todo lo que sucede a su alrededor, ya sea a través de la ventana o cerca de alguna puerta, permaneciendo en estado de alerta.

Jugar


Prefieren hacerlo con sus amos, pero si ellos no están pueden entretenerse con alguno de sus objetos preferidos, huesos, pelotas, peluches. El especialista César Millán sugiere dejarles un juguete para que logren distraerse y de esta manera evitar algún posible trastorno de ansiedad.

En el caso de los gatos prefieren contar con elementos que les permitan arañar. Además tienen una gran afición por las alturas, por lo que es importante dejarles un espacio al cual puedan treparse.

En el informe publicado en Journal of Veterinary Behaviours los canes pasaron en promedio 6 minutos relacionadas a la actividad del ocio.

Comer


Las mascotas que están habituadas a permanecer varias horas en soledad no tienen problemas a la hora de alimentarse. Sin embargo, algunos pueden sufrir apatía y simplemente dejarán de comer e hidratarse.

En otros casos, dejar algo comestible a su alcance también puede ser contraproducente, su gran olfato lo llevará a devorarlo.

Ladrar


El ladrido es el principal medio de comunicación de los perros. Por naturaleza, lo hacen para alertar de un posible peligro o avisar que alguien acaba de llegar. Al ser muy sensibles al sonido, suelen alterarse por sonidos del exterior.

Aullar

También pueden hacerlo por una reacción patológica de hiperapego, y manifiesta lo que se llama "ansiedad por separación". Es un claro síntoma de que están descontentos. Además, es uno de los principales reclamos realizados por los vecinos que padecen los ruidos provenientes de las mascotas que pasan muchas horas solas.

Llorar

No todos lo hacen, pero si suelen sufrir ansiedad, uno de los síntomas es aullar. "Los animales también pueden frustrarse". Durante el estudio, los 30 canes permanecieron 2 minutos promedio sollozando. Esto no sucede con los gatos que manifiestan su descontento en silencio y orinando por distintos rincones.

Hiperactividad

Puede ser corriendo, saltando, moviéndose sin parar. Tanto gatos como perros pueden sufrir de manera negativa el abandono; en esos casos se habla de "trastorno del comportamiento". En los perros el estrés se manifiesta con destrozos y apatías como "lamer objetos de manera compulsiva hasta destrozarlos, similar a comerse las uñas en los seres humanos", puntualizó Chávez.

En los gatos, orinando y defecando fuera de sus cajas. "Eso no es por enojo sino por temor o inseguridad que sufren por estar solos. En algunos casos suelen vomitar pelos o arañar su entorno", detalló.

Naturalmente las mascotas no fueron criadas para vivir solas. Pero, debido a las exigencias diarias, muchas veces no hay otra opción. Por lo tanto, los especialistas aconsejan acostumbrarlos de a poco a pasar cortos períodos sin compañía: "Los perros nunca van a disfrutar de estar separados".

En el caso de los gatos, son "más autosuficientes", se adaptan mucho mejor al territorio, no sufren tanto la soledad. "Como no es gregario –que vive en manada–, puede pasar más tiempo solo", detalló la veterinaria Carolina Chávez.

Por otra parte, si el animal va a permanecer mucho tiempo en soledad, los expertos aconsejan que se los saque a pasear al comienzo del día antes de que se los deje. De esta manera, la carga de ansiedad producida por el futuro abandono se verá disminuida.

Otra consejo es evitar transmitir la angustia que cada dueño puede sentir al dejarlos. Actuar de manera natural tanto cuando uno se despide como cuando regresa al hogar.