En los días que se registran niveles altos de radiación se recomienda mantener a las mascotas dentro de casa. Foto: Pixabay

En los días que se registran niveles altos de radiación se recomienda mantener a las mascotas dentro de casa. Foto: Pixabay

Las mascotas también deben resguardarse de la radiación

Redacción Narices Frías (I)
mascotas@elcomercio.com

Los altos niveles de radiación que se registran en la región interandina del Ecuador obliga a los padres a tomar precauciones adicionales con las mascotas, pues ellas también necesitan cuidarse de los rayos ultravioleta. Aquellos animales de pelo corto o blanco son más susceptibles a los efectos negativos. 

La recomendación principal es evitar la exposición prolongada. Si tu mascota pasa la mayor parte del tiempo afuera, considera dejarlo entrar, especialmente entre las 11:00 y las 17:00, señala Carolina Andrade, médico veterinaria

Aunque el pelaje es un protector natural para los animales de compañía, si los rayos son muy fuertes pueden provocar quemaduras en su piel. Juan Carlos Molina, médico veterinario de la Clínica Brasil, explica que si no se puede evitar la exposición se puede colocar protector solar. “Los perros de pelo blanco deben tener especial cuidado porque puede presentarse un tumor o cáncer de piel”, indica.


Para las mascotas se puede utilizar el mismo tipo de protector solar que usan los niños y que generalmente son hipoalergénicos. Es importante colocar el producto en la zona de la nariz

También se recomienda cuidar las patas de los animales de las superficies calientes. Si el perro o el gato está en una superficie de cemento, por ejemplo, se puede quemar las almohadillas plantares y provocarle lesiones dolorosas. 

El golpe de calor también se debe prevenir. Este se produce cuando la temperatura aumenta rápidamente y causa una deshidratación rápida. Los órganos internos de las mascotas pueden fallar y los animales pueden morir en cuestión de minutos. Esto ocurre con frecuencia cuando se deja a las mascotas dentro de los vehículos. 

Los perros no tienen glándulas sudoríparas como los seres humanos y se refrescan a través del jadeo. Ellos necesitan agua fresca y limpia disponible todo el tiempo. 
​También deben tener un lugar con sombra para protegerse y descansar