Los gatos alcanzan la vejez cerca de los 11 años. Una vez que superan los 15 se los considera geriátricos. Foto: Pixabay.

Los gatos alcanzan la vejez cerca de los 11 años. Una vez que superan los 15 se los considera geriátricos. Foto: Pixabay.

¿A qué edad envejecen los gatos?

Redacción Narices Frías (I)

Aunque para los amantes de los felinos, sus mascotas siempre serán cachorros, la realidad es que los animales también envejecen. Con el paso de los años su salud se deteriora y su comportamiento puede alterarse.

En los perros, por ejemplo, los de raza grande envejecen más rápido que un miniatura. En los gatos este factor no es tan importante. Una regla general es que un año humano representa siete años felinos. Según International Cat Care , un portal de cuidados para gatos, los mininos alcanzan la vejez a los 11 años. A aquellos que están entre 11 y 14 años se los considera senior y a los mayores de 15 se los llama geriátricos.

¿Cómo se calcula esta edad? Los primeros dos años de su vida equivalen a 24 años humanos. Luego, cada año felino equivale a cuatro años humanos. Por ejemplo, un minino de ocho años sería como una persona de 48 años.

Si con seguridad sabes la edad de tu mascota, podrás poner atención a algunos cambios que experimentará con el paso del tiempo. Intolerancia al ejercicio, movilidad reducida, aumento de peso, artritis, diabetes, problemas de tiroides, cambios en su patrón de sueño y otros problemas de comportamiento son síntomas de que está envejeciendo, según PetMD, un portal de medicina veterinaria. 

Pero ojo, envejecer no es una enfermedad. Según un artículo publicado por el Centro de Salud Felino de la Universidad Cornell , este es un proceso natural. “Aunque hay muchos cambios físicos que acompañan el paso de los años, el envejecimiento en sí no es una enfermedad. Aunque muchas condiciones que afectan a los gatos ancianos no se pueden corregir, se pueden controlar”, dice la publicación.

Hay algunas cosas que las personas pueden hacer para cuidar de los gatos ancianos. Una de ellas es mantenerlos en observación constante para percatarse de cualquier cambio físico o de comportamiento. Otra sugerencia es cepillarlos a diario para evitar que se acumule el pelo muerto y que los felinos se lo traguen cuando se lamen.

También hay que cuidar su salud oral. Para lograrlo, se debe acostumbrar a la mascota desde temprana edad a la pasta y el cepillo. Probablemente también debas cambiar el tipo de alimentación por una más baja en grasa o que tenga suplementos vitamínicos apropiados para esta edad.

Narices Frías está preparando algo especial para ti