Una ecuatoriana recorre el Camino de Santiago junto con sus perros

Gabriela Castellanos (I)
mgcastellanos@elcomercio.com

Cada año miles de peregrinos realizan el recorrido por el Camino de Santiago. En estos días  la ruta cuenta con dos caminantes particulares. Se trata de Muñeca y Tita, dos perras rescatadas que viajan con su dueña, Diana de la Torre

El Camino de Santiago es una ruta católica de origen medieval. Su propósito es llegar a la tumba atribuida al apóstol Santiago, ubicada en la Catedral de Santiago de Compostela en Galicia (España). 

El equipo llegó  a España hace tres años. Diana tenía el deseo de aprender sobre medicina holística aplicada a los animales de compañía, así que viajó con sus dos pequeñas. "Tuve que sacar varios permisos, entre los cuales estaba la prueba de rabia que se envía a un laboratorio en el extranjero y ellos otorgan un certificado válido para cinco años", contó a Narices Frías. También obtuvo permisos de Agrocalidad, tuvo que pagar los pasajes de avión y otros trámites. Finalmente el viaje se concretó. 

Diana de la Torre recorre el Camino de Santiago junto a sus perras Muñeca y Tita. Foto: Cortesía

Diana de la Torre recorre el Camino de Santiago junto a sus perras Muñeca y Tita. Foto: Cortesía


En Ecuador Diana hacía trekking. Es parte del grupo Vamos Perros y decidió aprovechar su estadía en Europa para hacer el conocido Camino de Santiago junto a sus dos pequeñas compañeras de vida. Lo hace como una forma de cerrar la etapa de aprendizaje que vivió en ese país durante este tiempo. 

Tita es una perra mestiza de cinco años. Es un cruce de chihuahua con pinscher y fue rescatada  cerca de Quito, a un lado de la carretera. "Tenía su cola arrancada y estaba a punto de morir", dijo Diana.  

Muñeca es una french poodle de casi 10 años. Ella fue rescatada de una casa donde era maltratada. "La tenían descuidada y a la intemperie. Tenía síntomas de haber sufrido severas agresiones físicas", relató su humana. Además perdió la vista hace dos años. Pero esto no es impedimento para vivir una vida normal junto a Diana y Tita. 

Muñeca y Tita son dos perras rescatadas y adoptadas por Diana de la Torre. Foto: Cortesía

Muñeca y Tita son dos perras rescatadas y adoptadas por Diana de la Torre. Foto: Cortesía

A finales de mayo iniciaron el recorrido desde Oporto, en Portugal. 141 kilómetros de caminata después, se encuentran en Mougás, una población en Pontevedra (España).  Han pasado por diversos pueblos, conocieron algunas iglesias y paisajes únicos. 

Sin embargo, reconoce que la ruta no es totalmente 'pet friendly'.  "Hay hoteles donde te dejan quedarte con perros, pero para quien va como peregrino se le complica. En ningún albergue se puede acceder; a lo mucho permiten que el perro se quede en garajes", comenta Diana.

Pese a las dificultades, ha logrado que sus mascotas disfruten el camino tanto como ella. Hasta el momento no han tenido problemas y las tres se encuentran en buen estado de salud. Se hidratan durante todo el recorrido y también se aseguran de descansar lo suficiente. 

La ecuatoriana Diana de la Torre viajó con sus perras Muñeca y Tita a España. Iniciaron el recorrido por el Camino de Santiago en Oporto, Portugal. Foto: Cortesía
La ecuatoriana Diana de la Torre viajó con sus perras Muñeca y Tita a España. Iniciaron el recorrido por el Camino de Santiago en Oporto, Portugal. Foto: Cortesía


Las almohadillas de las patas de sus perras están en buen estado. Dice que utiliza ungüentos naturales con aceites esenciales para hidratarlas. También les aplica anti pulgas y anti  garrapatas. Además en las noches les realiza shiatsu (digitopuntura) y terapia craneosacral para aliviar su cuerpo y equilibrarlas para que se encuentren bien para el resto del camino. 

El equipo peregrino retornará al país a inicios de octubre del 2018. Con la experiencia recogida en España espera abrir un centro de medicina holística para animales de compañía en el país. 

El equipo ecuatoriano llegó el pasado 3 de junio de 2018 a Mougás, en Pontevedra. Han recorrido 141 kilómetros. Foto: Cortesía
El equipo ecuatoriano llegó el pasado 3 de junio de 2018 a Mougás, en Pontevedra. Han recorrido 141 kilómetros. Foto: Cortesía